menu arriba usuario

Sobrevive 23 días en la nieve de Alaska y se salva escribiendo una gigantesco SOS

Mar, 01/14/2020 - 19:50
Sobrevive 23 días en la nieve de Alaska y se salva escribiendo una gigantesco SOS
Captura de pantalla del vídeo grabado y difundido por Alaska State Troopers a través de Facebook.
Tras quemarse su cabaña y morir su perro en un incendio, aislado a temperaturas bajo cero, tuvo claro que la salvación sólo podía venir "del cielo".

Un joven estadounidense desafió el frío polar y las nevadas en Alaska durante más de 20 días tras perder su hogar y a su perro en un incendio. Terminó siendo rescatado gracias a una enorme señal que logró dibujar en la nieve.

En un video publicado el viernes en Facebook por las autoridades locales de Alaska State Troopers, Tyson Steele -de 30 años- aparece haciendo señales hacia el helicóptero. En la nieve había escrito un SOS de gran tamaño. "Su cabaña se quemó a mediados de diciembre. En el incendio murió su perro y él quedó aislado a temperaturas bajo cero y sin medios de comunicación durante 23 días", escribió la policía de Alaska.

El joven fue encontrado sano y salvo el jueves en el área donde vivía desde septiembre, lejos de cualquier sitio habitado. Le contó su increíble lucha por sobrevivir a los "State Troopers" de Alaska, que la publicaron en su sitio web.

"Era la una o las dos de la mañana y yo estaba despierto en esa cabaña fría cuando vi que el techo estaba en llamas por lo que salí del refugio. Apenas pude recuperar algunas cosas y escuché a mi perro comenzar a aullar en el interior. Yo pensaba que no estaba ahí" y continuó: "No tengo palabras para este dolor. Se llamaba Phil y era el mejor perro del mundo".

Tras la tragedia, decidió comenzar una "aventura" extrema. Realizó un inventario de lo que le quedaba para comer y calculó las raciones que debería consumir para al menos resistir 30 días.

Las primeras dos noches de supervivencia, Tyson Steele durmió en una gruta de nieve. Luego construyó un "refugio improvisado". Su teléfono no funcionaba, y el joven carecía de medios para comunicarse. Estaba a más de 30 kilómetros de cualquier zona habitada, pero sabía que había alguien que vivía a unos 8 kilómetros de distancia. Rodeado de nieve, un día decidió que su salvación sólo podía venir "del cielo".

"Pensé que, si alguien venía a buscarme, sería por aire", dijo el muchacho y entonces dibujó con cenizas un enorme SOS en la nieve. 

Sano y salvo, seguramente regresará a vivir a Salt Lake City, Utah, junto a su familia. "Tienen un perro", dice, "Y eso sería una suerte de terapia".

Steele tuvo mejor suerte que Christopher McCandless, héroe del libro y la película Into the Wild, encontrado muerto en Alaska después de aventurarse voluntariamente en un área deshabitada.

Comentarios de Facebook