menu arriba usuario

Ascensión al Mont Blanc ¿sólo para alpinistas o accesible a todos los públicos?

Lun, 06/03/2019 - 12:18
Ascensión al Mont Blanc ¿sólo para alpinistas o está abierta a todos los públicos?
La cima del Mont Blanc es llana y ancha. Conviene llegar abrigado para mantenernos algunos minutos en el techo de los Alpes y de Europa Occidentel.
La ruta “normal” del techo de los Alpes es un reto “fácil” técnicamente y eso atrae a miles de montañeros de distintos niveles cada verano.

Llega el verano y me asalta otra vez la misma pregunta: ¿estoy preparado para hacer el Mont Blanc?

El Mont Blanc atrae en verano a miles de aficionados al alpinismo que quieren alcanzar el techo de Europa (con el permiso del Elbrus). De las más de 20.000 ascensiones que se realizan cada año al Mont Blanc, la mayoría son los meses de julio y agosto, cuando las calles de Chamonix se llenan de gente cuyo único objetivo es hollar los 4.808,73 metros de su cima.

Foto: Pau Batlle

Se trata de un reto técnicamente sin grandes dificultades para montañeros acostumbrados a ascensiones invernales y con un entrenamiento previo mínimo que permita ascender disfrutando de la actividad, aunque se recomienda siempre subir con guía (puedes contratarlos en España o en Chamonix).

Está claro que, aunque haberlos haylos, no debería intentar la ascensión al Mont Blanc nadie que antes no haya hecho los más comunes 3.000-3.500 de los Pirineos o de los Alpes. Stéphane Bozon, comandante del Pelotón de Gendarmería de Alta Montaña de Alta Saboya, lamentaba en una entrevista a La Vanguardia que “hay una idea extendida de que el Mont Blanc es fácil, pero subir al Mont Blanc no es excursionismo, es alpinismo. No es para todo el mundo”.

Foto. Pau Batlle

Dicho esto, el ascenso a la cuna del alpinismo europeo es un sueño que está al alcance de la mayoría de los mortales. Desde que en el año 1786, Horase Bénédict de Sausarre (Ginegra) -reconocido científico suizo de la época- ofreciera una recompensa a quien encontrara una ruta para acceder a la cima del Mont Blanc, el número de ascensiones se cuentan por miles -se calcula que más de 20.000 al año-. Sólo en verano, como pocas, suben a la cima 214 personas al día.

Después de ver las aglomeraciones que se producen en las montañas más conocidas del mundo léase colas en el Everest el pasado mes de mayo o en el Aneto, más cerca, este mismo junio- las autoridades francesas han decidido restringir el acceso por la ruta clásica en Francia, que normalmente incluye al menos una noche. Desde el 2 de junio y hasta el 29 de septiembre, todo aquel que quiere subir al Mont Blanc debe reservar con antelación una habitación en uno de los refugios de montaña.

Con la medida se pretende combatir el “efecto Kilian”, que consiste en infravalorar los riesgos de la montaña tomando como modelo a Kilian Jornet, cuya capacidad para ascender en pantalón corto y zapatillas está a años luz de lo que pueden hacer los visitantes habituales del Mont Blanc.

Sin ser Kilian y teniendo en cuenta todas las recomendaciones hasta aquí apuntadas, son muchas las rutas que podremos emplear para llegar a lo más alto del Mont Blanc, aunque la normal es por la arista de Goütter desde el Valle de Chamonix. Se trata de la ascensión más asequible en cuanto a dificultad, días y precios y también es la vía más concurrida.

La normal al Mont Blanc y también la vía más concurrida y menos compleja es la arista de Goütter.

Si no eres un alpinista experto, la mejor forma de subir al Mont Blanc es hacer una estancia de una semana con unos primeros días de aclimatación para afrontar la ascensión con las máximas garantías.

Cuando finalmente se decide atacar el Mont Blanc, puede hacerse en un día o dos, pero en principio parece más tranquilo y factible subir en dos días, más otro a cumbre. El recorrido se podría dividir en dos etapas:

Foto: Pau Batlle

Día 1.- Acceso al Nid d’Aigle en tranvía. Se coge en La Fayet o en Saint Gervais y nos permite acceder hasta los 2.360 metros del Nid d’Aigle. Del Nid d’Aigle (2360) al refugio de Tête Rousse (3.167). Se trata de un camino relativamente sencillo primero por rocas y luego atravesando un pequeño glaciar hasta el refugio.

Foto: Pau Batlle

Día 2.- Del refugio de Téte Rousse (3167) al refugio de Goütter (3.835). Posiblemente el tramo más peligroso de la ascensión y el que presenta las mayores dificultades. Hay que ascender la arista de Goütter haciendo primero el flanqueo de un ancho corredor y luego remontando un largo tramo de roca que, según las condiciones, puede presentar también nieve y/o hielo.

Foto: Pau Batlle

Día 3.- Del refugio de Goütter (3835) a la cumbre del Mont Blanc (4.808). Primero se avanza por terreno relativamente sencillo y enormes campos de nieve de moderada inclinación con algunos seracs hasta el refugio-vivac de Vallot (4362). A partir de aquí nos introducimos en la arista de los Bosses que nos ha de llevar a la cima. En función del estado de la nieve, de la huella y de la meteorología, esta arista puede ser más o menos peligrosa y expuesta, aunque no difícil.

Foto: Pau Batlle

El día que ataquemos la cima, hay que tener en cuenta la ascensión debe comenzar muy temprano y que los alpinistas se encuentren en plena forma, para que la marcha sea un placer y no una experiencia desagradable.

No os de miedo comenzar temprano, en esta ruta nunca es demasiado temprano y podremos partir en plena noche, es decir, abandonar el refugio del Aiguille du Goütter lo más tarde a la 1 de la mañana -si lo hacemos tras las expediciones con guía siempre tendremos un referente delante-. De esta forma, la parte eventualmente más exigente, la subida al Dôme, se efectúa de noche, y escalar la Arête des Bosses a las 5 ó 6 de la mañana, aun con la nieve dura, es más fácil que al mediodía.

Foto: Pau Batlle

A las razones técnicas se añaden tres razones más emocionales: La serpiente de luces cuando has superado la cresta del refugio es espectacular y llegas a la última parte de la ascensión justo cuando amanece y el Mont Blanc empieza a coger color.

Es quizás el mejor momento, junto a la conquista de la cima, porque te permite ver todo el valle y, si sale un día sin nubes, el sol proyecta la sombra del Mont Blanc en tu espalda.

Foto: Pau Batlle

El éxtasis final llega cuando haces cumbre, donde si quieres quedarte el tiempo suficiente para contemplarla es indispensable que te abrigues bien, porque aunque llegarás sudando, en pocos minutos te enfrías. Estás en el punto opuesto del dedo índice de Jacques Balmat y el doctor Michel Gabriel Paccard que el 8 de agosto de 1786 culminaron la primera ascensión. Has hollado el Mont Blanc, misión cumplida.

l circo del macizo del Mont Blanc

 

Ficha técnica

  • Zona: Glaciar de Bionnassay, Chamonix (Francia).
     
  • Acceso y bases: El refugio de Aiguille de Goütter (3.835m), entre 4-6h desde la estación de ferrocarril de Nid dAigle (2.372m).
     
  • Desnivel: 1.050 m aproximadamente, entre el refugio de Aiguille de Goütter (3.835 m) y la cumbre del Mont Blanc.
     
  • Orientación: Oeste-Noroeste.
     
  • Dificultad: Ascensión glaciar por nieve, máximo 40º, con algunos pasos de trepada en roca.
     
  • Época Recomendada: Prácticamente todo el año.
     
  • Material: Crampones, piolet, cuerda y casco (para la aproximación a la Aiguille de Goütter).
     
  • Horarios: 4-5h desde el refugio de Aiguille de Goütter hasta la cumbre. Descenso: 4 horas. Según condiciones.
     
  • Cartografía: IGN mapa turístico 1-25000 n_1 Chamonix-Mont Blanc y n_2 St-Gervais-les Bains.

 

Foto: Pau Batlle

Experiencia con guía

La probabilidad de llegar a la cumbre del Mont Blanc se sitúa alrededor de un 70% en ascensiones con guía, según una estimación de la Compañía de Guías de Chamonix. En personas que intentan la ascensión sin guía, la tasa de éxito se sitúa alrededor del 30%. Ir con guía tiene la ventaja de que reduce los riesgos, lo cual es de gran utilidad para personas con poca experiencia en alta montaña.

Ir con guía al Mont Blanc, sin embargo, no es barato. El precio se sitúa en torno a unos mil euros por ascensión, a los que hay que añadir el precio de la pernoctación y la cena del guía en el refugio.

Comentarios de Facebook