menu arriba usuario

¿Te gustaría aprender Kitesurf?

Vie, 05/17/2019 - 12:57
El número de practicantes de kitesurf crece cada año y algunos empiezan desde muy jóvenes.
Kitesurf. Foto: PKRA
La primavera y le verano son las mejores épocas para iniciarse en un deporte de agua adrenalínico y España ofrece algunas de las mejores playas para practicarlo.

Existen pocos deportes adrenalínicos, aptos para casi todas las edades, que puedas aprender en tan solo un par o tres de días. Y más si se trata de un deporte acuático. El Kitesurf (también llamado kiteboard, flysurf o, simplemente, kite) es uno de ellos.

Seguro que todos, alguna que otra vez, habéis visto en las playas de nuestro litoral el colorido de una gran cometa surcando el cielo conectada mediante unos hilos con una persona que desliza con una tabla sobre el mar. Esto es el kitesurf.

Los únicos requisitos para iniciarte en esta nueva y apasionante aventura son: saber nadar y no tener miedo a aprender.

Navegar en kitesurf es una sensación única de libertad.

Los ancestros del kite hay que buscarlos en su primo hermano (aunque algunos se me enfaden por ello) el windsurf. Si el aprendizaje del windsurf resultase más sencillo y el material fuera menos aparatoso, quizás nunca hubiera existido el kite, o como menos su crecimiento podría haber estado más equitativo.

El kite se popularizó rápidamente entre los practicantes de windsurf y propició la incorporación a los deportes náuticos de un público que nunca se había interesado por ellos, aunque sí por otros deportes como el snowboard o el surf; gente joven que vio la posibilidad de deslizar y saltar sobre el mar de una forma fácil y sin tener que hacer un gran desembolso económico -en comparación con otras modalidades-.

Si bien desde el siglo XII en China e Indonesia se usaban cometas para arrastrar pequeñas embarcaciones, no es hasta el año 1977 cuando Gijsbertus Adrianus Panhuise, de los Países Bajos, patenta un sistema de navegación sobre una tabla de surf traccionada por una especie de paracaídas, convirtiéndose así en el padre del kitesurf. 

Ara de kite en Sant Pere Pescador.

En España, las primeras cometas se vieron el verano de 1998 en la playa de Sant Pere Pescador, en la bahía de Roses, donde en 1999 se fundó la primera escuela de Kite de España, la Wind Station.


Desde entonces, el kitesurf no ha parado de crecer y es un deporte en auge gracias a las condiciones privilegiadas del litoral español (playas de arena anchas y largas con buenas condiciones de viento y un clima muy benigno), al aumento del número de escuelas y clubes de kite y a la popularidad de algunos de nuestros representantes en este mundillo, como la barcelonesa Gisela Pulido, que ha sido Campeona del Mundo en diez ocasiones.

Todo lo que necesitas

El equipo de kite es sencillo: una cometa, una barra de dirección para mover la cometa, una tabla, unas cuerdas denominadas líneas -que suelen ser entre 4 y 5-, que unen la barra con la cometa, un arnés y un hinchador. Todo ello cabe en el maletero de cualquier utilitario y es posible encontrarlo de ocasión a partir de poco más de 150 euros -aunque también puedes gastarte más de 1.500-. Como elementos opcionales -y recomendables- se puede añadir un chaleco salvavidas, un casco y un neopreno.

En poco más de 9 horas puedes estar navegando en kite.

Aprender en 2 o 3 días

La práctica del kitesurf es apta para todos los públicos a partir de 8-9 años. Empezar bien y de la mano de profesionales, como en la mayoría de los deportes, es fundamental. Si bien no es un deporte que requiera una gran fuerza física ni entrañe una gran dificultad técnica, hay que asimilar conceptos básicos sobre vientos, porque tracciona la cometa, como levantar y bajar el kite en la playa… No es por tanto una opción muy recomendable la típica frase de “ya me enseñará un amigo que sabe mucho”.

El kitesurf es un deporte donde entran en juego tres elementos: agua, aire y, en menor medida tierra (arena), por lo que habrá que saber conjugar y desenvolverte en ellos.


A lo largo de todo el litoral español y en las Islas Canarias y Baleares abundan las escuelas, que ofertan cursos de iniciación al kitesurf a partir de 250 euros (en función de las horas y la temporada) y que te dejarán con un nivel mínimo para ir y volver a la playa navegando.

Empezar bien y de la mano de profesionales te lleva a progresar.

Lo primero que vas a aprender es a montar y desmontar el material, reconocer los vientos favorables y tener las primeras experiencias en el agua. Esta evolución no es común en todos los alumnos. Hay gente que necesita más tiempo que otra para mecanizar un ejercicio. La experiencia previa en algunos deportes hace que esta evolución se acelere en ciertas etapas.

Así, el control y manejo de la cometa será más fácil para gente que haya practicado parapente o cometas acrobáticas. En el control de la tabla, parten con ventaja quienes vienen de deportes de deslizamiento como snowboard, wakeboard o skate, que entienden mejor su funcionamiento. Y, por último, en el tema de la navegación -rumbos y vientos-, los practicantes de windsurf o vela ligera tienen un plus.

Montar y desmontar el kite en la arena, levantarlo son las primeras nociones que hay que aprender de kite.

Un curso para principiantes suele constar de un primer día en tierra con formación de teoría del vuelo de la cometa, zonas de práctica y meteorología, montaje de un Kite, seguridad y vuelo de kite en seco para entendimiento de la ventana de vuelo, potencia/despontencia en vuelo, control a una mano, despegue y aterrizaje…

El segundo y tercer día ya son en el agua donde se empieza con el “body drag” (tracción con la cometa sin tabla), conocimiento de los diferentes rumbos del body drag, reflotar la cometa en el agua y, finalmente, iniciación a la tabla.

Tras la etapa de debutante, el alumno pasa a poder practicar de forma autónoma hasta conseguir una navegación fluida.

La primavera mejor que el verano

¿Cuando es el mejor momento para iniciarse en el kitesurf? Las respuestas, preguntes donde preguntes es unánime: en primavera. Si bien el agua está más fría que en pleno verano, no existen aglomeraciones y se puede navegar en casi cualquier playa del litoral. En época estival, las prohibiciones se vuelven mucho más restrictivas por parte de policía y ayuntamientos ya que la convivencia entre kiters bañistas es complicada.

Este problema hace que las zonas destinadas al Kitesurf deben tener un espacio mínimo de 150 metros. Dichas zonas siempre suelen estar en los márgenes de los municipios por lo que dichas playas están menos abarrotadas de bañistas, además, cuando el baño se convierte incómodo para los turistas por exceso de viento u olas, los Kiters pueden disfrutar.


Atención: Si sólo puedes iniciarte en el kite en verano, debes hacerlo en zonas seguras y autorizadas.

Con la práctica se pueden llegar a hacer auténticas piruetas en el aire.

España, paraíso del kitesurf

Nuestras costas tienen gran cantidad de playas en las que podremos practicar kitesurf de forma cómoda y segura. Las zonas donde más se practica son las playas de Tarifa, las del Levante, Fuerteventura y Catalunya.

Aquí os presentamos una lista de spots donde encontraréis escuelas, clubes y zonas delimitadas elaborado por https://kite-surf.org.

  • Alicante: Altea (Altea), Calpe (Calpe), Laguna de las Salinas (Sax), Playa Lisa (Santa Pola), Playa de l’Altet-Urbanova (Elx-Elche), Playa de la Mata-Guardamar (La Mata (Torrevieja)).
  • Almería: Club de Playa (Almerimar), Culoperro (Almerimar).
  • Baleares: Cala Martina (Santa Eulalia del Rio), Es Barcarès (Alcudia).
  • Barcelona: Badalona (C.N. Bétulo) (Badalona), Base Nautica (Barcelona), C.N. Catelldefels (Castelldefels), Cabrera de Mar – Palomares (Cabrera de Mar), Cubelles (Cubelles), Malgrat (Malgrat de Mar), Mataró Nord (Mataró), Montgat (Jimmy Beach) (Montgat), Vilanova i la Geltrú (Vilanova i la Geltrú), WAP-Bellamar (Premià de Mar), la Murtra (Viladecamps).
  • Castellón: Burriana (Burriana), Cap i Corp (Torreblanca), El Carregador (Alcocebre).
  • Cádiz: Caños de Meca (Barbate), Getares (Algeciras), Los Lances (Tarifa), Palmones (Los Barrios), Playa Chica (Tarifa), Playa de Poniente (La Línea de la Concepción), Valdevaqueros (Tarifa).
  • Girona: Aquarius (Sant Pere Pescador), Ballena Alegre (Sant Pere Pescador), El Riuet (Sant Martí d’Empúries), Els Caials (Cadaqués), Estartit (Estartit), La Gaviota (Sant Pere Pescador), La Gola (Sant Pere Pescador), Palamós-Calonge (Calonge), Pals (Pals), Platja d’Aro (Castell-Platja d’Aro), La Rubina (Castelló d’Empuries), S’Agaró (S’Agaró), Zona de Kitesurf (Les Botigues) (Sant Pere Pescador).
  • Canarias: Famara (Famara, Lanzarote), Corralejo (Fuerteventura), Sotavento (Fuerteventura), El Médano (Tenerife).
  • Huelva: Caño de la Culata (Cartaya), Isla Canela (Ayamonte), La Bota (Punta Umbría), La Canaleta (Punta Umbría).
  • Murcia: Isla del Ciervo La Manga del Mar Menor (La Manga del Mar Menor), Los Narejos (Los Narejos), Los Nietos (Los Nietos), Playa Paraiso-Playa Honda (Cabo de Palos), Puntas de Calnegre (Puntas de Calnegre), Salinas de Lo Poyo (Los Nietos).
  • Málaga: Benagalbón (Rincón de la Victoria), Benajarafe (Benajarafe), Los Monteros (Marbella), Playa de los Alamos Málaga (Málaga).
  • Tarragona: Hospitalet de l´Infant (Hospitalet de l’Infant), L’ Ampolla (L’Ampolla de Mar), Las Madrigueras (San Salvador, El Vendrell), Platja Llarga (Tarragona), Riumar (Riumar), Trabucador (Amposta).
  • Valencia: El Saler (Valencia), La Patacona (Alboraya), Les Deveses (Oliva), Mareny Blau (Sueca), Mareny de Barraquetes (Sueca), Oliva (Oliva), Oliva Nova (Oliva), Platja de Clotal (Oliva), Platja de l’Ahuir (Gandía), Playa de la Malvarrosa (València), Playa del Pollo (Cullera).
  • Zaragoza: La Loteta (Luceni).
Comentarios de Facebook