menu arriba usuario

Descender montañas flotando sobre la tabla de Jeremy Jones

Jue, 01/16/2020 - 11:09
Descender montañas flotando sobre la tabla de Jeremy Jones
Jeremy Jones
Para el intrépido freerider Jeremy Jones, en la montaña, el desafío es el problema más maravilloso y el descenso es la celebración.

Jeremy Jones, snowbordista de élite y aventurero

44 años. Cap Code, Massachussetts, Estados Unidos. National Geographic Magazine le reconoce, en 2012, como aventurero de año. Su gran amor: la montaña. Su mapa de aventuras: el mundo. Autodidacta. Ha aprendido a ascender por la nieve más dura ascensión tras ascensión. Descender flotando es su sueño conseguido. Pensar, en la montaña, le ha llevado a apostar por el compromiso social con ella. “La montaña es mi maestra”.

Jeremy Jones

Ante una montaña nevada, ¿amor, obsesión, desafío, pasión ...?

Todo eso. Pero si tuviera que elegir una sola palabra, sería amor.

Los amores de mi vida son el aire libre y las montañas. Me dan poder. Al mismo tiempo, la montaña es mi “maestra”. Algo tan importante para mí tiene que venir de un amor profundo.

¿Cuándo empezó Jeremy Jones a deslizarse por la nieve?

Cuando tenía 4 años. A los 9, me puse, por primera vez, sobre una tabla de snowboard.

Jeremy Jones

¿Dominas la montaña o te adaptas a ella?

Si intentas dominar la montaña, puedes morir. Me adapto a ella. Converso con ella y trato de entender lo que me está diciendo.

¿Qué relación tienes la montaña cuando desciendes?

El descenso es el momento de la celebración. Intento ser lo más libre posible. Dejo que mi tabla me lleve.

Físicamente, ¿tus sensaciones, tus pensamientos? ¿Las piernas, la vista, el sonido ...? …

Horas camino cuesta arriba. Sudo. Respiro con dificultad. Es lento. Bajando, ya no lucho contra la gravedad. Voy con ella. El viento golpea mi cara, la enfría y dejo fluir todos los pensamientos. Soy ligero y libre. Floto sobre la tierra. Mi única conexión con ella es mi tabla que, a veces, la toca.

Jeremy Jones

¿Por qué elegiste el freeride?

El tapiz es grande, blanco y sin reglas.

¿Cuál fue tu primer desafío?

Nadie podía enseñarme. Solo contaba con mi fuerza. Me llevó años descubrir cómo hacerlo.

Te has deslizado por todo el mundo: Austria, Alaska, Noruega… Y los más altos: Himalayas. ¿El más impresionante?

Me gusta estar lejos de las multitudes y me encanta la sensación de caminar hacia un nuevo territorio. Cuando subo a un avión con objetivo snowboard, voy a sumergirme en una experiencia concreta.

Jeremy Jones

¿Algún desafío aún no logrado? Aquél con el que siempre has soñado ...

Siempre hay nuevos desafíos. Considero que éste es el "problema maravilloso". 

Siempre en forma ... ¿Qué tipo de ejercicio haces para mantenerte en forma?

Soy alérgico a los gimnasios. El surf y la escalada trabajan mis brazos; el ciclismo y el senderismo trabajan mis piernas. También trabajo equilibrio e intensidad. 

Hablemos de nutrición. ¿Qué comes antes, durante y después de un descenso?

Antes: Carbohidratos / proteínas. Tostadas con mantequilla de maní con fruta o tostadas con aguacate. Durante: Combinaciones fáciles de digerir y barritas de energéticas. Después: Proteínas y potasio. Me hidrato durante todo el proceso.

¿Qué comida es esencial para ti?

Hay una esencial porque para mí es muy importante la recuperación. Son los pistachos. Me aseguro de tener siempre. Es esencial ingerir proteína y los pistachos son ricos en proteínas y potasio y, al final del día, necesito sal y también la contienen.

Jeremy Jones

Aventurero del año por National Geographic… ¿Sientes miedo en algún momento?

Sí. A primera hora de la mañana del día en que se emprende un gran reto. La noche antes, me despierto. Estoy en una tienda de campaña en montañas remotas. Hace frío. Estoy cansado. No quiero levantarme.

¿Cómo se supera el miedo?

Pensando en que todo consiste en ir paso a paso y que, si es preciso, darás la vuelta.

Jeremy Jones es solidario con la salud de la montaña. En 2007, inició su proyecto "Protejamos nuestros inviernos"…
Sí, porque estaba viendo cambios en las montañas, creía que había que hacer algo y la conexión y la asociación no hacen más fuertes.
El objetivo. Un futuro con energía limpia. Pero no sabía que estaba peleando con la industria más potente del mundo, la de los combustibles fósiles.
A Jeremy le gusta, como él dice, tocar el cielo con su tabla. Pura y máxima aventura.

 

Comentarios de Facebook