menu arriba usuario

El Congost de Mont-rebei, ¿por qué es una joya natural a disfrutar y preservar al mismo tiempo?

Vie, 11/09/2020 - 06:59
congost de Mont-rebei
Congost de Mont-rebei. Fotografía: Patronat de Turisme de la Diputació de Lleida. AraLleida. Autor: Oriol Clavera.
Quizás porque es un paisaje único y una experiencia increíble. Virgen e inspirador. De vértigo, en todos los sentidos. Donde montaña y agua son sensación. Precisamente por ello, un lugar donde disfrutar. Precisamente por ello, un lugar a preservar.

El Congost de Mont-rebei es un desfiladero formado por el río Noguera Ribagorçana a su paso por la Sierra del Montsec. El río lo atraviesa de Norte a Sur y provoca la frontera natural entre Lleida y Huesca. Es el resultado de un trabajo incesante de las fuerzas naturales a lo largo de siglos. El agua ha conseguido atravesar lo casi inatravesable, trazando y creando imágenes sensacionales.

congost-de-mont-rebei-fotografia-rperucho-pixabay.jpg
Fotografía: Pixabay. Autor: rperucho.
 

Meandros enmarcados entre altísimas paredes de roca. Es el único “gran desfiladero” de Cataluña que se mantiene aún muy virgen. Paredes de roca con una caída vertical de 500m. y una anchura en su punto mínimo de 20m. Ni carreteras, ni ferrocarriles, ni líneas eléctricas

ermita-y-castillo-de-la-pertusa-fotografia-alberto-gonzalez-adobestock.jpg
Ermita y castillo de La Pertusa. Fotografía: Adobestock. Autor: Alberto González
 

Abajo, aguas impolutas por las que deslizarse, por ejemplo, en kayak. Arriba, caminos excavados en la roca y peldaños adheridos a ella. Desde el cielo, para sobrevolar. Se admire desde donde se admire: impacto asegurado. 

parapente-desfiladero-de-mont-rebei.png
La orografía y orientación al sur de la Sierra del Montsec hace que se formen corrientes de aire caliente, muy idóneas para los amantes del parapente.
 

Otoño y primavera son las estaciones ideales para disfrutar de este paraje. Especialmente en otoño, la paleta de colores rojizos, ocres y verdes apagados es cautivadora. Y, entre su flora, setas que podemos poner en el cesto.

Un lugar a preservar

Mont-rebei merece ser tan cuidado como cualquier espacio natural, pero -en este caso- el atractivo de su singularidad lo convierte en un lugar “frágil”. Es un reclamo para muchos visitantes porque es un placer descubrirlo, pero las multitudes no son recomendables para un enclave a preservar. Por ello, las visitas a Mont-rebei tienen el aforo regulado.

Quizás lo más asombroso

Una de las propuestas más audaces del Congost de Mont-rebei es la pasarela de madera, en forma de escaleras y plataformas ancladas a la pared rocosa -en la parte que pertenece a Huesca-, que baja hasta el río. Las barandillas están hechas con cables, pasamanos. También asombran los pasadizos excavados en la roca. Una imagen insólita.

congost-mont-rebei-pasarela-Oriol Clavera 2.jpg
Fotografía: Patronat de Turisme de la Diputació de Lleida. AraLleida. Autor: Oriol Clavera
 

Todo muy seguro, pero bajo nuestros pies hay un enorme vacío. Por tanto, no es apto para quiénes tengan vértigo. Pero no hay problema, Mont-rebei es tan disfrutable desde arriba, la montaña, como desde abajo, el agua.

mapa-mont-rebei-accesos.jpg
Mont-rebei. Ubicación y accesos.
 

3 accesos al Congost de Mont-rebei

El sendero que atraviesa el Congost de Mont-rebei forma parte del GR-1, camino de gran recorrido histórico. Podemos acceder al Congost desde 3 puntos: La Masieta (desde Puente de Montañana/ Pont de Montanyana); desde Corçà (Àger, Lleida); o desde Montfalcó (Huesca). Nuestra opción dependerá de elección de duración y dificultad, así como desde qué zona geográfica queramos partir. Las aproximaciones serán distintas, pero, en todos los casos, el punto más álgido será el Congost de Mont-rebei. 

Ruta desde La Masieta 

Esta es la ruta más corta, fácil y asequible. Hay que ir hasta el punto de información de la Masieta (desde Puente de Montañana/Pont de Montanyana), donde previamente hay que reservar a través de Internet una plaza de aparcamiento, desde ahí, vamos hacia el desfiladero por un camino señalizado que discurre junto al río. 

primer-puente-congost-mont-rebei-fotografia-nastyakamysheva-adobestock.jpg
Fotografía: Adobestock. Autor: nastyakamysheva.
 

Campo abierto y llegamos al primer puente colgante desde donde ya se divisa la entrada al desfiladero. Sin duda, la parte más impresionante del recorrido. Sí, impresionante, muy impresionante.

desfiladero-molt-rebei-oriol-clavera
Fotografía: Patronat de Turisme de la Diputació de Lleida. AraLleida. Autor: Oriol Clavera.
 

Poco a poco, nos internamos en el cañón y nos rodean paredes montañosas de unos 500m en caída absolutamente vertical.

En las paredes, un camino excavado que, visto en perspectiva es como una línea que avanza hacia un fondo aún indescifrable.

banco-congost-mont-rebei-pixabay.jpg
Fotografía: Pixabay.
 

Y llega un kilómetro extraordinario. Algún banco estratégicamente situado y encarado al acantilado nos indica que estamos en un punto “mejores vistas”, lugares perfectos para descansar, reponer fuerzas y, simplemente, admirar y admirar. Todo lo que llevamos visto es único, incomparable y bastante indescriptible. Para muestra, unas fotos pero serán de esas que decimos que, por muy bonitas que sean, no alcanzan a mostrarlo “todo”. La imagen en directo es imborrable.

Una recomendación: Si este es nuestro itinerario, cuando salimos del Congost, vale la pena ir hasta el puente colgante del Congost de Seguer. Desde ahí, podremos acceder a las escaleras de madera construidas en la roca, verticales, empinadas -situadas en la zona de Huesca-, que nos llevarían hasta el albergue de Montfalcó. Bajarlas y volver a subir. Allí, la inmensa belleza del paraje se combina con esa experiencia. Vale la pena

Para la vuelta, simplemente deshacer el camino hecho.

Ficha de ruta: Se accede desde la localidad de Pont de Montanyana, siguiendo la pista asfaltada que va hacía el sur, dirección Alsamora y Sant Esteve de la Sarga.

Servicios de información y centro de Interpretación.

  • Parking privado. Reservas online necesaria.
  • Camino sencillo. Muy bien señalizado.
  • Ida: 3,5 km
  • Recomendable llevar comida y agua.
  • No recomendable para quienes tengan vértigo.
la-pertusa-lleida-a-pixabay.jpg
La Pertusa. Fotografía: Pixabay.
 

Ruta desde La Ermita de la Pertusa- Corcà (Àger)

Una segunda opción, en este caso para senderistas algo más avanzados, es hacer el camino de Sur a Norte desde el parking de la ermita de la Mare de Déu de la Pertusa, cerca de Corçà (Àger), hasta el segundo puente colgante que hay pasado el desfiladero (unos 9 km el trayecto de ida). 

En esta caminata, el principio ya es espectacular porque las vistas sobre el embalse de Canelles lo son y es ahí donde estamos. A continuación, se deja el embalse y se inicia el ascenso al Congost de Mont-rebei y al camino excavado en la roca. Las vistas vuelven a ser increíbles y las sensaciones que provocan también. El final del recorrido es el aparcamiento de La Masieta. De vuelta, podemos acercarnos al puente colgante que comunica con Huesca.

Ficha de ruta: Se accede desde la localidad de Corça (Ager). Para ello, desde Corça, cogeremos la pista que se dirige a la Ermita de la Pertusa.

  • Parking libre y gratuito.
  • Camino sencillo. Muy bien señalizado.
  • Ida: 9 km
  • Recomendable llevar comida y agua
  • No recomendable para quienes tengan vértigo.

Ruta Montfalcó. Una ruta en 3 tramos

  • Primer tramo: de Montfalcó al puente colgante. Unos 4 km, unas 2h de duración.

La ruta parte del albergue de Montfalcó, en la Sierra del Montsec. Eso quiere decir que hemos decidido acceder al espectáculo Mont-rebei desde Huesca y que emprendemos camino a Lleida. Desde ahí la señalización también es muy buena. No tiene pérdida.

mont-rebei-ruta-desde-montfalcó-Oriol Clavera 5.jpg
Fotografía: Patronat de Turisme de la Diputació de Lleida. AraLleida. Autor: Oriol Clavera.
 

Por el paseo, nos acompañan pinos y olivos. El cambio que se irá produciendo en el paisaje será de puro contraste. Los primeros 600m desde el albergue descienden hasta la única fuente que hay en toda la ruta. 

de-mont-falco-al-congost-de-mont-rebei-fotografia-patronat-de-turisme-de-la-diputacio-de-lleida-aralleida-autor-Oriol Clavera 4.jpg
Fotografía: Patronat de Turisme de la Diputació de Lleida. AraLleida. Autor: Oriol Clavera.
 

Se atraviesa el barranco de la Tartera y aquí ya empieza el tramo de las pasarelas. Inimaginable antes de verlo. Suben en zig-zag. Son 139 escalones y un desnivel de ascenso de 33m.

segundo-tramo-escaleras-mont-rebei-adobestock.JPG
Fotografía: Adobestock.
 

Las pasarelas son muy estrechas. Solo se puede pasar en fila de uno, pero hay zonas de descanso donde amplía el espacio. Allí es donde se deja pasar a los que vienen de frente, a los que van más rápido o, simplemente, se para, descansa y regala la vista.

Segundo tramo: cruzamos de Huesca a Lleida y vamos al Congost de Mont-rebei. Pasarelas, 159 escalones y un desnivel de 50m. 

Desde aquí ya se consigue ver el puente colgante que une Huesca y Lleida sobre el Congost de Seguer.  Acabadas las pasarelas, yendo hacia el puente colgante, todo es bajada. Un paseo muy agradable, que sigue con las extraordinarias vistas sobre las aguas turquesas del embalse de Canelles, con las piraguas y kayaks navegando por el embalse y salpicándolo de color e iluminando aún más la escena. Entrados en parte catalana, nos espera una subida corta (1km) pero exigente. Es la que nos llevará al inicio del Desfiladero de Mont-rebei.

  • Tercer tramo de la ruta: del Congost de Mont-Rebei al párking de La Masieta

Una vez llegados al Congost, estamos en el recorrido que hemos propuesto como primera opción, la más fácil, el que salía de la Masieta. Por tanto, un sendero de 2 kilómetros excavado en la pared de roca. Espectacular. Sobre todo, en los tramos más estrechos. Al final del Congost nos encontramos con el puente de Sant Jaume y nos quedan solo 2 kilómetros para llegar al parking de La Masieta, el final de la ruta. 

kayak-mont-rebei-oriol-clavera
Fotografía: Patronat de Turisme de la Diputació de Lleida. AraLleida. Autor: Oriol Clavera.
 

Ahora, al agua. Navegar por Mont-rebei

El agua de Mont-rebei ofrece también experiencias extraordinarias: recorridos en kayak o paddle surf. Avanzar de uno u otro modo deslizándose por la tranquilidad y el turquesa crean unas sensaciones muy distintas a las que se viven desde las alturas en el mismo paisaje. No miramos abajo, ahora, miramos arriba y las paredes rocosas ya no provocan vértigo, pero siguen impresionando. También se puede combinar kayak y trekking, realizando una parte del recorrido a pie y el otro remando. Generalmente, ida o vuelta.

desde-el-agua-desfiladero-de-mont-rebei.png

Flora y fauna en Mont-rebei, el fantástico envoltorio de la experiencia

En cualquiera de los 3 recorridos, nos habrá acompañado flora, vegetación y fauna. Elementos, a veces poco percibidos u observados, pero que constituyen el envoltorio más genuíno. En Mont-rebei, el recubrimiento vegetal del desfiladero depende de en qué zona estemos. Vale la pena estar atentos porque, entre otras cosas, descubriremos cuáles son los elementos del ecosistema que están activando nuestras sensaciones que, en Mont-rebei, no son pocas. 

La vertiente sur está dominada por vegetación mediterránea: carrascas, garrigas, maleza y prados secos; y, en la vertiente norte, predominan los robles.

  • Curiosidades: plantas con historia, leyenda o consejo
raonda-myconi-oreja-del-oso-flora-mont-rebei
Oreja de oso (ramonda micony). Es una planta que guarda un secreto, un poder. Es campeona en resistencia. Tiene la capacidad de resucitar. Vuelve a la vida después de la muerte.

 

junquillo-mont-rebei-.jpg
El junquillo (narcissus jonquilla). Esa sencilla flor, chiquitina y vivaracha cuyo olor intenso casi ofende, que crece cerca del agua y dicen que es la más indicada para pedir perdón. Pero no sabemos si llega a perdonar que quiénes visitan Mont-rebei no hayan descubierto antes este increíble paraje.
 

Refugio de fauna salvaje

Desde 2.005, el Congost de Mont-rebei está catalogado como refugio de fauna salvaje. Uno de los reyes de la zona es un anfibio: el tritón de los Pirineos; y una de sus inquietantes compañeras es una serpiente: la víbora aspid.

triton-mont-rebei-fotografia-pixabay.jpg
Tritón de los Pirineos. Fotografía: Pixabay.
 

Entre las aves, las grandes propias de los riscos como el quebrantahuesos, el alimoche, el buitre, el águila real y el halcón peregrino. Más pequeñas la chova -piquigualda y piquirroja- y el arañero

nutria-mont-rebei.jpg
Nutria. Fotografía: Adobestock.
 

Entre los mamíferos: la nutria, el gato montés, la marta, el corzo, el topo y muchísimos tipos de murciélago.

marta-mont-rebei.jpg
Marta. Fotografía: Adobestock.
 

Estamos en un entorno único ¿Y si disfrutamos de todo lo que nos ofrece sin olvidarnos de que hay que preservarlo?

  • Cova Colomera

Se encuentra en el marco del propio trekking. Se trata de unas excavaciones arqueológicas de gran valor. De ellas se obtienen datos de las condiciones ambientales de los últimos 7.000 años que permiten, entre otros, entender el proceso del cambio climático.

cova-colomera-mont-rebei.jpg
Cova Colomera. Autor: Agustí Font.
 
  • Curiosidades. Caminar por Mont-rebei es pasearse por la historia de la Tierra

Un recorrido por Mont-rebei permite al visitante pasear por 170 millones de años de historia de la Tierra. Se pueden llegar a ver incluso huellas de dinosaurio.

  • Los alrededores

Los alrededores de la zona son una propuesta interesante en sí misma. Pueblos con encanto como Alsamora, Castell de Mur, Torre d’Amargós y Castissent. 

compo-pobles-mont-rebei.png

Lugares por los que pasear, en los que descubrir rincones, en los que sentir paz, tranquilidad y sosiego y que, preparados para complacer al visitante, cuentan con preciosas casas rurales donde alojarse y una muy buena oferta de restauración donde degustar los productos típicos de la zona.

parque-astronomico-montsec-fotografia-parc-astronomic-montsec.jpg
Parque Astronómico del Montsec. Fotografía: Parc Astronòmic Montsec.
 
  • El Parque Astronómico del Montsec

Es otro imperdible: el Parque Astronómico del Montsec. Situado en el municipio de Àger en plena sierra del Montsec, es uno de los mejores espacios naturales para observar las estrellas, siendo reconocido con la doble certificación de Destino Turístico y Reserva Starlight, que otorga la Fundación Starlight con el aval de la UNESCO

Un planetario gigante, firmamento, constelaciones, una espectacular proyección 3D, desde la creación del universo hasta la vida humana, el sol en directo desde un telescopio… Para no perdérselo.

parque-astronomico-montsec-interior.jpg
Fotografía: Patronat de Turisme de la Diputació de Lleida. AraLleida.
 

Mont-rebei es un punto central, el atractivo principal de la zona. Ese que muchos aún no han descubierto porque quizás no sepan que es un “imprescindible” o muchos que repiten porque quizás en una sola visita es imposible integrar todo lo que transmite. Pero sus alrededores, bien valen una estancia. Por bellos, por únicos, por tradicionales e inspiradores, por inolvidables.

Enlaces de interés:

Comentarios de Facebook

Partners

Millet
Ara Lleida
Gran Canaria patronato de turismo
Visita Val D'Aran
FGC Turisme