menu arriba usuario

La cantante del Sueño de Morfeo defiende a su hijo del ataque de un puma a puñetazos

Mar, 19/10/2021 - 18:29
La cantante del Sueño de Morfeo defiende a su hijo del ataque de un puma a puñetazos
La madre y el hermano del puma que atacó al niño en los alrededores del jardín.
El pequeño se hallaba en una zona residencial de California y fue “al árbol a buscar fruta” cuando el animal se le echó encima.

Los pumas son parte de la fauna salvaje de California y, aunque es muy poco común que se adentren en zonas residenciales y ataquen, en ocasiones ocurre. Si cuando el ataque es a una persona anónima ya se convierte en noticia viral, imagina si se trata de un famoso.

Hace unos días, Raquel del Rosario, cantante del Sueño de Morfeo, relataba en Instagram como su hijo fue atacado por un puma en su casa de California y como ella respondió dando puñetazos con toda su fuerza para que el animal soltara al crío.

rqauel

El ataque ocurrió cuando Mael, así se llama el pequeño, se dirigió a un árbol a coger fruta. El relato de la cantante es abrumador:

“Mami, voy al árbol a buscar fruta”, me dijo en el jardín.

El grito que escuché segundos después aún sigue resonando en mi cabeza, al igual que la imagen que vi al girarme.

Un puma se había abalanzado sobre él y lo hería ferozmente con sus zarpas.

Inmediatamente dejé de percibir el mundo, aún hoy no logro entender cómo atravesé el jardín en milésimas de segundo o de dónde provenía la fuerza que me hizo golpear repetidamente al animal con mis puños hasta quitárselo de encima.

Pedro -su pareja- apareció en ese momento, al igual que un segundo puma, logramos entrar en casa sin más incidentes, alertamos a los vecinos y salimos al hospital.

Mi corazón se rompió por completo cuando le vi salir de la cirugía. Toda la fuerza que aquella mañana me había invadido se esfumó dejándome completamente indefensa ante un dolor que desconocía por completo. Me invadió el miedo.

Si alguien me hubiese dicho en ese momento viendo su estado, que tres días después saldría corriendo del hospital jamás lo hubiese creído.

“Mami, ya no voy a volver a por la fruta para que no se enfade el tigre”, me dijo después de dejarle un recipiente con agua en la puerta a modo de disculpa. Sin palabras.

Las autoridades encargadas de controlar y proteger la vida salvaje estuvieron pendientes de nosotros en todo momentos y días más tarde vinieron a visitarnos a casa. Mael estaba fascinado y no paraba de contar y escenificar como había ocurrido todo. Es admirable como lo ha llevado y lo rápido que han ido sanando sus heridas.

La espalda de Mael llena de arañazos. / INSTAGRAM
La espalda de Mael llena de arañazos. / INSTAGRAM


El día del incidente, pasé por casa para organizarme con Leo y preparar algunas cosas para el hospital. En ese momento llegaron las autoridades para recoger muestras de ADN y hacerme unas preguntas. Mientras revisaban los alrededores, descubrieron que el puma seguía agazapado en mi jardín a pesar de que habían pasado varias horas. Siguiendo el protocolo que dicta la ley de California, se vieron obligados a sacrificarlo.

Nos hubiese gustado y me consta que a ellos también, que el desenlace con respecto al animal hubiese sido otro, pero esa decisión no nos correspondía a nosotros.


Desde la ventana observé como el otro puma que resultó ser su hermano regresaba al jardín acompañado de su madre.

 

Ella se posicionó junto al cuerpo sin vida de su hijo e intercambiamos una mirada de dolor que jamás olvidaré (no se pueden imaginar los sueños que he tenido con ella).

Salí de casa con el corazón roto y un sinfín de sentimientos encontrados por todo lo sucedido, pero en aquel momento solo podía pensar en proteger a Leo y estar cerca de Mael, el eterno e irremediable amante de los animales".

El puma que atacó a Mael tenía un año y comenzaba a independizarse de su madre, pesaba 30 kg. Su hermano fue sedado, se le colocó un collar con GPS y se le liberó en una zona cercana, su madre ya lo llevaba".

Los ataques de pumas en áreas urbanas de esta zona de Estados Unidos han ocurrido en otras ocasiones. El pasado agosto, por ejemplo, un policía mató a uno de estos animales después de que atacara a un niño de cinco años y lo arrastrase por el jardín de su casa.

La ciudad de Los Ángeles, situada en el sur de California, es una de las únicas ciudades en el mundo donde habitan pumas. Pese a que estos animales suelen quedarse en las montañas cercanas a la ciudad, el acercamiento de su presa habitual, los ciervos, a las zonas urbanas, atraídos por las fuentes, las piscinas y la vegetación que tienen algunos jardines, ha provocado que estos felinos también se aproximen a los núcleos urbanos para cazarlos.

 

Comentarios de Facebook

Partners

Gran Canaria patronato de turismo
Ara Lleida
Aspen
Visita Val D'Aran
Millet
FGC Turisme
Cortina Dolomiti