menu arriba usuario

Mont-rebei: Un espectacular desfiladero con pasos excavados y pasarelas de vértigo

Vie, 01/25/2019 - 18:43
Desfiladero de Mont-rebei
Desfiladero de Mont-rebei
Frontera natural entre las provincias de Huesca y Lleida, el Congost de Mont-rebei tiene paredes de más de 500 metros de caída vertical y pasos donde se han dispuesto pasamanos debido a su estrechez.

El Congost de Mont-rebei es una de las rutas más espectaculares de Catalunya. Uno de los pocos grandes desfiladeros que se mantiene más o menos virgen -se está estudiando la regulación del acceso debido a las aglomeraciones de los últimos años con tal de preservarlo- sin que lo atraviese ninguna carretera, ferrocarril o línea eléctrica.

Congost Mont-rebei

Un gran desfiladero pertrechado entre acantilados de hasta 500 metros que caen a plomo. Un recorrido que sigue el cauce del río Noguera Ribagorçana, frontera entre Catalunya y Aragón y que parte por la mitad, de norte a sur, la primera gran formación de los Prepirineos (la sierra del Montsec). El Congost de Mont-rebei poco tiene que envidiar al Cañón del Colorado y además está cerca de casa.

Está ubicado entre las comarcas de La Ribagorza (Aragón) y el Pallars Jussà (Catalunya) y se puede llegar a él andando desde diferentes puntos, aunque el acceso más popular es el de “La Masieta”

El acceso al desfiladero de Mont-rebei (El Pallars Jussà - La Noguera) se puede hacer por el norte -carretera desde el Puente de Montañana y de Sant Esteve de la Sarga- o por el sur -desde Àger-. Hay un aparcamiento público no vigilado situado en la orilla oriental al norte del desfiladero con un punto de  información. Desde Barcelona se tarda unas 3 horas, lo que lo mantiene "relativamente" a salvo del turismo de masas.

No te pierdas este vídeo con una combinación de imágenes y grabaciones:

En el lado catalán, el paso por el desfiladero se hace íntegramente por un estrecho camino de herradura, excavado parcialmente en la roca siguiendo el cauce del río, y en algunos puntos por túnel. El desfiladero tiene paredes de más de 500 metros de caída vertical, con pasos donde la anchura máxima es de 20 metros. En los puntos más vertiginosos, se han dispuesto pasamanos.

El camino se sitúa a gran altitud y no dispone de barandilla, por lo que no es muy recomendable para los niños o los que sufren vértigo. Al sur, el camino gana altitud y recorre las laderas de la montaña hasta divisar el embalse de Canyelles.

El encanto de esta ruta permite alucinar con el paisaje que regala el gran desfiladero. Por si fuera poco, en el recorrido hay que cruzar el puente colgante del Barranco de Sant Jaume, de 30 metros de largo, que atraviesa el afluente del Noguera Ribagorçana y que te deja suspendido a 40 metros de altura y con el vacío bajo los pies.

Los más osados se atreven a recorrer el desfiladero en bicicleta y en verano otros muchos visitantes optan por hacerlo siguiendo el cauce del río en kayak, una experiencia visual en la que uno se ve sobrecogido por el vértigo invertido.

Mnot-rebei

Recorrer el Congost de Mont-rebei en kayak desde el embalse de Canyelles es una muy buena opción para las familias con niños. No hay mejor forma de conectar con la naturaleza que dando un paseo sobre el agua y observando la inmensidad de los muros que estrechan el cauce, que así parecen hacerse todavía más imponentes.

A las maravillosas vistas se unen ahora las numerosas aves rapaces (quebrantahuesos, águilas reales, alimoches o halcones peregrinos, entre otros) que habitan el lugar.

Se trata de un lugar de indudable valor ecológico para la fauna salvaje que alberga, entre otras, aves rapaces como el quebrantahuesos, el alimoche, el buitre, el águila real o el halcón peregrino. Dentro del grupo de los mamíferos, destacan la nutria, el gato montés, la marta o el corzo, así como numerosas especies de murciélagos. Y entre los anfibios y los reptiles, las especies más interesantes serían el tritón pirenaico, la víbora hocicuda y la víbora áspid.

Congost Mont-rebei

El espacio natural del Congost de Mont-rebei tiene una extensión de unas 600 hectáreas y fue adquirido por la Fundación Catalunya-La Pedrera (que gestiona el área de Territorio y Medio Ambiente de la Fundación) en 1999 con el objetivo de preservar sus valores naturales y de paisaje. En su mayor parte es incluido dentro del espacio de interés natural (PEIN) del Montsec y también limita con la Reserva Natural Parcial del desfiladero de Mont-rebei.

Se recomienda llevar ropa de abrigo, protección solar, gafas de sol, gorra/sombrero según temporada, agua, calzado y ropa cómoda para caminar. Más recomendaciones útiles.

Las imponentes paredes de Mont-rebei son un polo de atracción irresistible para escaladores y espeleólogos, que encuentran excelentes paredes y alguna cueva como la Colomera. Hay que recordar a los escaladores que las paredes de Montrebei las comparten con los buitres y otras aves de roca y que estos, de diciembre a junio, se encuentran en periodo de puesta, por lo que hay que evitar escalar en estas fechas.

Congost Mont-rebei

El desfiladero de Mont-rebei constituye uno de los espacios naturales más singulares de los Prepirineos, tanto desde el punto de vista paisajístico, al ser el único gran desfiladero libre de infraestructuras, como por su gran biodiversidad. Sin lugar a dudas, una de las excursiones imprescindibles de esta primavera-verano.

Mapa Mont-rebei
Mapa de la zona.

 

 

Comentarios de Facebook