menu arriba usuario

¿Sabes que las mejores playas de España se pueden contar por docenas?

Jue, 16/07/2020 - 12:48
Islas Cies. El mayor tesoro de los estuarios de Vigo (Galicia).
Islas Cies. El mayor tesoro de los estuarios de Vigo (Galicia). Isla unida por la Playa de Rodas. Fotografía: Shutterstock
¿Cuáles son las playas de España que aseguran paisajes, momentos y baños infalibles? Con casi 8.000 km. de costa no es fácil responder, pero -por otra parte- fallar en cuanto a belleza entre las que se elijan es prácticamente imposible.

Hemos elegido doce. Ni más ni menos. Por aquello de que cuando no viene de una decimos: pues póngame la docena, unas cuantas bañadas por el mar Mediterráneo y otras tantas bañadas por el océano Atlántico.

En la selección hallamos diversidad y eso sí es simple porque en el litoral español encontramos zonas climáticas, geográficas y sobre todo culturales de muy distintas características. Tanto su ubicación como su población crean entornos distintos, peculiares, con un elemento común: el agua salada.

La hora en que las disfrutemos nos hará verlas de uno u otro color. Mañanas con un sol que ofende o atardeceres impresionantes. Arenas blancas, arenas negras. Aguas turquesas, aguas esmeralda. Tranquilas u oleajes impetuosos, dignos del mejor surf. Calas salvajes, casi desérticas y llenas de riqueza biológica dentro y fuera del agua.

Para muestra, una docena.

Playa de Oyambre. Fotografía: Shutterstock
Playa de Oyambre. Fotografía: Shutterstock


1. Playa de Oyambre, Cantabria. La que vigilan los rebaños

Empezamos por la de Oyambre, porque nos sorprende ver el verde del pasto tan cerca del agua. Porque mientras nos bañamos oímos el “tolón” de algún cencerro. Está junto al Parque Nacional del mismo nombre, Oyambre, entre los municipios de Comillas y San Vicente de la Barquera.

Su arena es blanca y perfila a la perfección el verde de los prados. Son 2 km. de paisaje impoluto en el que destacan las dunas. Un verdadero paisaje marinero cántabro, que combina con agricultura y ganadería. En verano, sus aguas son plácidas. En invierno, bien saben los surferos que es un paraíso de impresionantes marejadas para practicar este deporte.

Playa de los Genoveses. Fotografía: Turismo de Andalucía
Playa de los Genoveses. Fotografía: Turismo de Andalucía


2. Playa los Genoveses, Almería. La de cine

A Almería, no le faltan playas vírgenes como esta y, sobre todo, en el Parque Natural del Cabo de Gata. Una zona sencilla.  Lo es su vegetación, su paisaje. Pero, al mismo tiempo, zona insólita por desértica. En la Playa de los Genoveses, rocas volcánicas, inmensidades de arena dorada y baños casi privados porque no hay aglomeraciones. Chumberas y pitas en sus dunas. Hinojo bordeando los caminos.

En los alrededores, cortijos, pueblos blancos, macetas con flores de colores y sabor a pescado recién sacado del agua. La luz, inigualable. De hecho, como la de la película "Laurence de Arabia" en que Peter O’toolle, su protagonista, se ve obligado a cerrar los ojos más de una vez deslumbrado por su sol.

Cala Granadella. Portal Turístico de Xàbia. Ayuntamiento de Xàbia
Cala Granadella. Portal Turístico de Xàbia. Ayuntamiento de Xàbia


3. Cala Granadella, Alicante. La que esconde más de lo que se ve

Muchos califican esta cala de solo 160m. como el tesoro de la localidad alicantina de Xàbia (Jábea), un pueblo con mucho encanto y un entorno en el que se respira autenticidad. Aguas turquesas, frescas, rodeadas de acantilados y guijarros en el suelo. Se accede desde Xàbia por el Parque Forestal de La Granadella a través de una preciosa ensenada que acaba en el cabo de Nao. Una vez en la cala, para los que no se conformen con quedarse ahí, es fantástico navegar por sus aguas. Es una forma de conocer desde otro punto de vista sus impresionantes acantilados, sus estrechos, sus islas y cuevas realmente impresionantes como la del Llop Marí. Los recorridos suelen llegar hasta la punta del cabo de la Nao y, finalmente, regreso al punto de salida.

cova-del-llop-marí-fotografía-jávea.comjpg.jpg
Cova del Llop Marí. Fotografía: javea.com
 

Cala Granadella es excelente para bucear. Fondos repletos de posidonia, bellas cavidades y rocas. Tanto para el acceso como para el baño es aconsejable llevar escarpines para proteger los pies de las piedras. Y, aquellos que decidan pasar el día en un entorno que se lo vale, junto a la cala encuentran varios restaurantes.

Playa de Rodas. Fotografía: Turismo Galicia
Playa de Rodas. Fotografía: Turismo Galicia


4. Playa de Rodas, Pontevedra. La que sabe a Caribe

Está en el corazón del Parque Nacional de las Islas Atlánticas, en las Islas Cíes. Tiene forma de concha, sus aguas cristalinas son de color esmeralda, su arena es blanca y fina: razones suficientes para que los lugareños llamen a esta playa de las Islas Cíes “la caribeña”. Tiene 1.300m de largo, que conservan dunas naturales y unen las islas de Monteagudo y de Faro. Una lengua de arena la junta con la Playa de Figueiras, otra maravillosa playa del litoral gallego y, además, tiene un lago natural que se comunica con mar abierto. Las aguas de las Cíes son reconocidas como lugar ideal para practicar el submarinismo. Fuera del agua, sol y sombra. La Playa de Rodas está rodeada por un bosque de pinos que, si antes fue refugio para piratas, hoy es un lugar que invita a siesta.

A Las Cíes se accede en barca desde Vigo. La Playa de Rodas está junto al muelle al que llega la barca y, por tanto, apenas hay que caminar para llegar a ella. Cuenta con restaurantes y camping.

playa-el-puertillo-gran-canaria
Playa de El Puertillo. Arucas. Gran Canaria. Fotografía: Patronato de Turismo Gran Canaria
 

5. Playa de El Puertillo, Gran Canaria. La de un océano mágico

La playa de El Puertillo, en Arucas, Gran Canaria, sabe a tranquilidad, libertad, costumbre y fuerza geográfica. Su arena es fina. Sobre ella, cada quién decide qué quiere hacer, cómo la quiere disfrutar. Suele haber surferos haciendo estiramientos antes del lanzarse al Atlántico. Puede que alguien busque el cobijo del anfiteatro de piedra volcánica que se levanta a poniente o que otros extiendan sus toallas y planten una sombrilla. En el paseo, gentes del lugar se sientan y descuelgan sus pies por el muro de piedra, simplemente para mirar el océano y sentir su fuerza.

El Puertillo es una obra de arte natural, una especie de filigrana hecha por el volcán, el viento y el mar con espumas que se han solidificado y grandes piedras como las del dique que protege la playa de la fuerza del mar. Una sólida línea de separación entre calma y oleaje. Al frente y al este, en las laderas, fincas de plátanos. Mágica sencillez.

Caló des Mort. Formentera. Fotografía: Sebas Adrover. Shutterstock
Caló des Mort. Formentera. Fotografía: Sebas Adrover. Shutterstock


6. Caló des Mort. Formentera. El de lo pequeño que puede ser inmenso

Caló, diminutivo de cala, porque es chiquita y lo es tanto como preciosa. Sus solo 70 m., increíbles, están situados en la costa de Migjorn de Formentera, un entorno que invita a ser paseado tranquilamente; a tomar los pequeños senderos que suben a la Mola porque allí todo lo que abarca nuestra vista es bello; a visitar las calas vecinas como es Mal Pas, Racons de s’Argelar, es Ram, es Valencians, Punta d’es Vell Marí i es Corb Marí.

Caló des Mort está entre las puntas d’Anguila y de sa Fragata. Esta calita no cuenta con ningún servicio, por lo cual es recomendable ir equipados con comida y agua. Y para todos aquellos que sueñan con "sentirla" de la forma más idílica, vacía y tranquila, es recomendable madrugar.

Calas de Na Macarella y Na Macarelleta. Menorca. Fotografía: Rulan. Adobestock
Calas de Na Macarella y Na Macarelleta. Menorca. Fotografía: Rulan. Adobestock


7. Calas de Na Macarella y Na Macarelleta. Menorca. Las de postal

A estas idílicas calas menorquinas, situadas a unos 15 km. de Ciutadella, solo se puede llegar por mar o a pie y, sin embargo, son de las más concurridas de Menorca. De hecho, cumplen con todos los requisitos que permiten reconocerlas como prototipo de cala virgen de esta isla balear: arena blanca y aguas turquesas que, según el fondo, son de color más o menos intenso, creando esas manchas en gama de azules con algún punto esmeralda; altos acantilados con rocas calcáreas desnudas y agujereadas que, a modo de pequeña cueva, los visitantes utilizan como caseta para pasar unos días. Tocando la arena, pinos retorcidos por el viento.

Na Macarella y Na Macarelleta, contiguas, son uno de los conjuntos más fotografiados de las Baleares. Cuando más vacías están es a primera hora del día y disponen de un único chiringuito.

8. Cala del Pi. Costa Brava - Girona. La caprichosa insospechada

Pertenece al municipio de Platja d’ Aro, en la Costa Brava. Si accedemos desde la Playa Grande de esta población, lo haremos por el Camino de Ronda, también conocido como el Camino de los Piratas, que recorre gran parte del litoral de la Costa Brava bordeándolo siempre junto al mar. Serán unos 15 minutos de paseo por este emblemático camino con espectaculares vistas al mar. Tras varios túneles excavados en la roca y algunas arcadas, pasaremos primero por Cala Sa Cova. Aguas cristalinas y lugar ideal para el submarinismo. Un buen alto en el camino

Cala Sa Cova. Platja d'Aro (Girona). Fotografía: Turisme Girona - Costa Brava
Cala Sa Cova. Platja d'Aro (Girona). Fotografía: Turisme Girona - Costa Brava


La próxima cala es la esperada: Cala del Pi. Realmente, un capricho de 65 m de largo por 15 metros de ancho cubiertos de arena gruesa, con algunos pinos muy antiguos que son los que le dan nombre. Para llegar a la cala hay que descender por una escalera de piedra.

El fondo de Cala del Pi es muy genuino. Las aguas cristalinas permiten contemplarlo perfectamente, así como los muchos peces que, cuando se acercan a las rocas para comer algas, deambulan entre las piernas de los bañistas. Unas gafas de buceo son una buena sugerencia para el baño en esta cala. El uso de escarpines, en cambio, no es una sugerencia, son necesarios para pisar sus partes de fondo rocoso.

Playa de Itzurun. Guipúzcoa. Fotografía: Francesco Bonino. Adobestock
Playa de Itzurun. Guipúzcoa. Fotografía: Francesco Bonino. Adobestock

9. Playa de Itzurun, Guipúzcoa. La de una geología espectacular

La playa de Itzurun, en Zumaia forma parte de uno de los tramos más espectaculares del litoral de Guipúzcoa y de los más impresionantes de Euskadi. Se trata de un escenario con enormes paredes de piedra, acantilados verticales de hasta 150 metros de caída que sobrecogen al visitante. El suelo es otro de sus trazos de verdadera unicidad. Lo forman una especie de milhojas verticales en que se alternan capas de material duro (calizas y areniscas) con otras blandas (margas y rocas arcillosas). Es el fruto de la erosión de los acantilados, un fenómeno geológico denominado flysch, que ha precisado miles de años para llegar a provocar esta línea costera tan singular y sobrecogedora.

Encajada en este atrezzo natural, tanto vertical como horizontal, está la playa de Itzurun, de fina arena dorada. Tiene una longitud de 270 m. Hay muchos momentos para un baño calmado, pero probablemente, las mejores experiencias en esta playa van de la mano de su fuerte oleaje. Olas derechas e izquierdas que varían en función de las mareas y que propician la práctica de diversos deportes acuáticos como el surf, el piragüismo y el bodyboard. En el caso de este último, los bodyboarders, con marea alta, encuentran el paraíso en una orillera que crea rebotes contra el acantilado formando excelentes rampas.

En verano, a pie de playa hay un bar donde ofrecen comidas.

Playa Carolina. Murcia. Fotografía: Anetlanda. Adobestock
Playa Carolina. Murcia. Fotografía: Anetlanda. Adobestock

10. Playa Carolina, Murcia. Una de las "Cuatro Calas"

Playa Carolina, junto con las calas de Calarreona, la Higuerica, y los Cocedores forma parte del paraje conocido como “Cuatro Calas”, en el límite de la región junto a la provincia de Almería. Playa Carolina abarca 250m. de largo y 17m. de ancho repletos de arena dorada y muy fina. 

Pertenece a la población de Águilas y es una de las playas más emblemáticas de este municipio. Se considera playa semiurbana ya que está a solo unos 5km del núcleo urbano. Su orientación es a Levante con una inmejorable vista de la población de Águilas y el promontorio de su también emblemático castillo de San Juan de las Águilas. La playa está protegida por el sur y el oeste por paredes arenosas en las que se adentran pequeñas cuevecillas

La actividad que llevar a cabo en Playa Carolina es simple: disfrutar del paisaje y del adentrarse en unas aguas cuya profundidad aumenta  ligera y progresivamente.

Playa de Ahora. Cádiz. Fotografía: Andalucía.org
Playa de Zahora. Cádiz. Fotografía: Andalucía.org


11. Playa de Zahora. Cádiz

La Playa de Zahora es un fantástico y amplio arenal con dunas de arena fina bañado por aguas frías y cristalinas desde el que se ve el Cabo de Trafalgar y su faro, con pozas de agua cristalina, preciosos atardeceres, increíbles puestas de sol -por su orientación a poniente- y fantásticos chiringuitos, donde un buen pescado fresco permite cerrar el día de la mejor manera posible. 

Es una zona muy recomendable para deportes acuáticos como el windsurf. Una de sus grandes ventajas añadidas es que no es una playa masificada.

Playa Penya Tallada. Salou. Tarragona. Fotografía: Wikipedia.org
Playa Penya Tallada. Salou. Tarragona. Fotografía: Wikipedia.org

12. Playa Penya Tallada, Tarragona. La salvaje inesperada

Cala Penya Tallada es una pequeña y bonita playa de apenas 60 m de largo que se encuentra en Salou el tramo de costa rocosa de Tarragona. Un lugar habitualmente no masificado. Esta es una de las primeras sorpresas que da esta bella cala. Poca gente cuando se encuentra a solo unos 5 km de Salou en pleno Cabo de Salou, donde estamos acostumbrados a otro modelo de playa. Penya Tallada es totalmente natural, sin paseos marítimos y terrazas. Al contrario, es una playa que sugiere intimidad. Está enmarcada por una formación rocosa en forma de pared de piedra que parece penetrar en el mar. Es como si hubieran cortado la montaña y probablemente de ahí su nombre “Penya Tallada” (Peña Cortada). Es un paisaje realmente bello y, sobre todo, inesperado.

Comentarios de Facebook

Partners

Millet
Ara Lleida
Gran Canaria patronato de turismo
Visita Val D'Aran
FGC Turisme