Nuestras 7 actividades recomendadas para un gran verano en la Val d'Aran

Mar, 07/24/2018 - 17:50
Val d'Aran en verano. Foto Turisme Val d'Aran
Las suaves temperaturas de la alta montaña sitúan a la Val d’Aran como un lugar idóneo para disfrutar al máximo durante los meses de verano. Te sugerimos siete actividades diferentes que dan prueba de ello.

Te sugerimos un conjunto de propuestas para que disfrutes de la Val d'Aran este verano, diversas pero complementarias, siete aventuras entre las que destacan, la visita del Santuario de Montgarri, las rutas de BTT y cicloturismo que pueden hacerse con los guías del hotel Montarto, el descubrimiento de leyendas y tradiciones que han perdurado hasta la actualidad o la visita a los lagos del valle.
 

1.- Montgarri- Santuari de Montgarri (1.645 m)


Situado a 1655 m, Montgarri fue hasta los setenta, el pueblo habitado más alto del Aran, situado en la cabecera del Noguera Pallaresa con su nacimiento en el Pla de Beret, a 1840 m. Se trata de un lugar idílico y solitario al máximo, situado muy cerca del santuario de Montgarri, donde cada 2 de julio se celebra la romería de Nuestra Señora de Montgarri.

Antiguamente el pueblo de Montgarri quedaba aislado del resto del valle desde finales de otoño hasta el mes de mayo o junio. Sin duda, esta es una de las excursiones más clásicas y típicas de la Val d'Aran. Paseando por el fondo del valle, nos encontramos con un impresionante paisaje de alta montaña donde contrastan prados de pasto con frondosos bosques de abeto y pino negro.

Santuario de Montgarri
Santuario de Montgarri.


El Pla de Beret es una vasta altiplanicie situada a casi dos mil metros de altitud, prácticamente la única en la cordillera pirenaica con esta extensión situada a tanta altura. En el Pla de Beret encontramos el nacimiento de dos importantes ríos: el Noguera Pallaresa, camino de Montgarri, del Pallars Sobirà y de la vertiente sur de los Pirineos; y el Garona, que nace en el llamado güell de Garona, muy cerca del primero.

Cerca del Santuario en perfecto estado de conservación, la rectoría ha estado restaurada y actualmente es refugio de excursionistas. También, y un poco más arriba, encontramos otra borda, actualmente convertida en restaurante. 

Telesilla Blanhibar
Telesilla Blanhibar.


2.- El telesilla Blanhibar, puerta de acceso a extraordinarias panorámicas

Del 15 de julio al 30 de agosto, la estación de Baqueira abre el Blanhiblar en la zona de Beret, telesilla que asciende hasta los 2.200 metros de altura. Una vez se llega a lo más alto, los visitantes pueden disfrutar de unas increíbles vistas de Baqueira, Val de Ruda y Aneto, mientras toman un bocadillo o un refresco en el Barralh. El horario de apertura del telesilla es de 10.00h de la mañana a 18.00h de la tarde.

Pero la oferta no se acaba aquí, ya que desde el telesilla Blanhibar también se pueden hacer diferentes rutas, entre las cuales destacan 4 itinerarios a pie y uno en bicicleta: ruta a pie del Mirador Val d’Aran, de 30 minutos de ida y vuelta; itinerario Mirador Panorámica Pirineos, a pie, de 1 hora de ida y vuelta; salida Ulls deth Garona – Pla de Beret, a pie, de 3 horas de recorrido y ruta Mirador Roques d’en Macià, que se puede hacer a pie y en bicicleta en dos horas.
 

Llacs de Colomèrs
Llacs de Colomèrs.


3.- Los lagos del valle

La Val d'Aran es sinónimo de naturaleza. Su entorno inigualable se define por el contorno de sus montañas, la frondosidad de sus bosques, el recorrido de sus ríos y el murmullo de sus cascadas. Pero también se caracteriza por la inmensidad de sus lagos, entre los cuales se encuentran: el Circ de Colomèrs, el más importante del Parque Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici.

Cuenta con más de 30 lagos, a los que se accede desde Banys de Tredòs; el Circ de Saboredo, que se encuentra en el Valle de Ruda, de origen glacial en forma de U. Es accesible a través de la pista sin asfaltar desde Baqueira, cruzando el río; los lagos de Bacivèr y Rosari de Baciver, rodeados de un paisaje increíble, son accesibles a pie desde el parking de Orri, en el Pla de Beret; Restanca y Lac de Mar, en el Parque Nacional y el Lac de Liat.

Para más información aquí
 

BTT por los circuitos del Aran
BTT por los circuitos del Aran. Foto turisme Val d'Aran.

4.- Val d’Aran, escenario de rutas de BTT y bicicleta de carretera

Los visitantes del Arán tienen a su disposición una infinidad de rutas por descubrir. En Baqueira se pueden contratar rutas guiadas, tanto de cicloturismo como BTT, a través de Copos Bike que tienen tienda y alquiler tanto en el Hotel Montarto, en Baqueira 1500, como en Beret, cota 1850. Las rutas están disponibles de martes a domingo y empiezan entre las 9.00h y las 9.30h de la mañana.

Entre los recorridos que ofrecen, destaca la ruta cicloturista Val d’Aran, una de las más emblemáticas, con 65 km de distancia y un nivel positivo de 1.250 m; la excursión de BTT Beret - Esterri; la visita en BTT a los pueblos Naut Aran; la ruta cicloturista del pequeño Tour de Francia o la salida de BTT Eth camino Reiau Baish Aran, que sigue el río Garona, entre otras muchas propuestas. Copos Bike, además, ofrece la posibilidad de alquilar bicicletas eléctricas de BTT (servicio ubicado al lado de la cafetería 1.850 en Beret).

Para aquellos visitantes que quieran ampliar la oferta cicloturista del Hotel Montarto, pueden recorrer los itinerarios que propone Aran Total Bike. Su amplia oferta permite adaptarse a todos los niveles posibles: rutas fáciles, medias, difíciles y muy difíciles. Con todo, ponen al alcance de los ciclistas experiencias nuevas recorriendo todo tipo de itinerarios señalizados, tanto en btt como por carretera, paseos tranquilos junto al río enlazando pueblos o bajadas técnicas por frondosos bosques.

Casarilh
Casarilh.


5.- Leyendas y tradiciones

La Val d'Aran está impregnado de leyendas que van pasando generación tras generación. Pasear por las calles de los pueblos con más tradición se convierte en una de las propuestas más singulares y atractivas. Visitar las montañas, recorrer sus calles y encontrarse con su gente implica acercarse a su historia. Durante los meses de julio y agosto, se proponen las siguientes visitas para descubrir de cerca las leyendas que envuelven el valle.

Recorrer las calles de los pueblos del Arán permite a los visitantes adentrarse en una de las leyendas más famosas del valle. Según cuenta la tradición, el diablo y el arcángel San Miguel se encontraron en el itinerario donde actualmente está situada la Oficina de Turismo de Vielha. En ese lugar, decidieron echar a suertes el dominio del valle, tirando piedras a una pared montañosa: la roca de los 9 agujeros. Gracias a la victoria del arcángel por 9 a 1, el Valle de Arán quedó bajo la custodia celestial y, por este motivo, los araneses le dedicaron su parroquia.

Otra propuesta interesante consiste en visitar la cueva donde vivió el Gigante Mandrónius, personaje histórico que, según la leyenda, luchó contra los romanos invasores. Durante años vivió escondido en una cueva en las cercanías de Betlán y acabó sus días en Garòs, donde ordenó a sus hombres que cavaran su fosa. A mediados del pasado siglo XX, un vecino de la zona que estaba sembrando patatas encontró los restos de un esqueleto de gran estatura.

Se cree que durante años la imponente torre de la iglesia de Garòs guardó la calavera que se atribuyó al Gigante Mandrónius. Algunos guías araneses incluyen en sus itinerarios culturales la visita a la cueva donde vivió y narran detalles de su vida.

Aran Park
Aran Park.


6.- Aran Park, el parque de fauna de los Pirineos

Aran Park, el parque de fauna de la Val d'Aran, es una de las mejores propuestas para hacer en familia durante los meses de verano. Como novedad, este año los visitantes podrán conocer a los cachorros de la osa Luna, que nacieron el pasado invierno en el parque.

Ubicado en el corazón de los Pirineos, en el espectacular Pòrt deth Portilhon, acoge todo tipo de especies de animales que viven en semilibertad: como lobos blancos y grises, osos, ciervos, linces, buitres, íbices, nutrias, marmotas u otros ungulados de montaña, tan característicos de esta zona. Tras finalizar el recorrido de dos horas por el parque, se puede hacer un picnic en el área habilitada junto al snack-bar.

Los hayedos centenarios. Crédito imagen: Tonho Porras
Los hayedos centenarios que encontraremos en esta ruta. Crédito imagen: Tonho Porras.


7.- El pueblo de Bausén y el Hayedo de Carlac. Baish Aran

Las hayas de Carlac parecen figuras sacadas de un cuento de dibujos animados, árboles centenarios que nos dejan la boca abierta. No dejes de visitar, haciendo un aparte en este recorrido, el cementerio de Teresa, un cementerio civil que descansa quien se le negó hacerlo en el campo santo de la parroquia de Bausén. Un recorrido con unas vistas espectaculares que coincide con el sendero de gran recorrido GR 211-2 (variante Les - Bausén - Pontaut, que aconsejamos recorrer si quieres más marcha, con 12 km y 4 h más).

Empezamos en Bausén desde donde saldremos por el camino que rodea la parte alta de la Iglesia y su cementerio hacia la ermita de Sant Roc en dirección al paraje de Taishoères, Aquí podemos desviarnos a visitar el cementerio civil. En subida por la ladera de la montaña y dejando a nuestra derecha un precipicio llegaremos al maravilloso bosque de hayas y helechos.

Seguimos paralelos al Arriu o río Carlac, al que atravesaremos por un puente de troncos y poco a poco, en subida, nos acercaremos al Coret o Collado de Pan (1.175 metros), el punto más alto del recorrido, con unas vistas impresionantes, donde luce la Maladeta como estandarte. Desde este punto nos dirigiremos en bajada hacia les Bòrdes de Sacrotz y de Cap des Camps mientras el camino pasa a ser una pista forestal, hasta llegar de nuevo a Bausén.


 

Comentarios de Facebook