6 imprescindibles para visitar en la Alta Cerdanya y el Capcir

Jue, 07/12/2018 - 19:53
Parque Animalier, Les Angles.
Seis propuestas para visitar en la Cerdanya francesa y el Capcir que no deberíais dejar escapar este verano si piensas visitar estas bellas comarcas del Pirineo oriental de Francia.

La Cerdanya, comarca catalana divida administrativamente entre la francesa (también conocida como Alta Cerdanya) y la española (conocida por Baja Cerdanya), y su vecina el Capcir, atesoran espacios únicos de gran belleza natural y ofrecen un amplio abanico de posibles lugares para ver y disfrutar de bellos paisajes, naturaleza y arquitectura.

Ahora en pleno verano es el momento de disfrutar de ellos, vamos con nuestra selección de imprescindibles para que no te aburras ni un segundo estás vacaciones.
 

Tren Joaune en la Cerdanya
El tren Groc. Crédito imagen f-berlic-Pyrenees-Cerdagne-Tourisme.


1 • Le train jaune o tren groc.

El Tren Groc (Tren Amarillo) es una línea de tren de vía estrecha (o de alta montaña) que enlaza Villefranche de Conflent (Vilafranca del Conflent - comarca del Conflent) con La Tour de Carol (la Tor de Querol). Se construyó con el fin de acercar la Alta Cerdanya con la capital del Departamento de los Pirineos Orientales, Perpignan (Perpinyà - Rosselló). La línea se puso en servicio en 1910 entre Vilafranca y Montlluís y después fue prolongada hasta Bourg Madame (La Guingueta d’Ix) en 1911 y hasta La Tour de Querol en 1927.

El trazado, muy panorámico, pasa por varios túneles y puentes, destacando los de Séjourné y de Gisclard. Como curiosidad, la estación de Bolquère-Eyne (Bolquera-Eina Alta Cerdanya), es la más alta de la red de la SNCF, situada a una altura de 1593 metros.


Viajar en este tren es hacerlo sin prisas y la experiencia acaba resultando muy satisfactoria, especialmente en verano y aprovechando los vagones sin techo. Muy recomendable para familias con niños, y por supuesto para los aficionados a los trenes y a los paisajes exuberantes de vegetación y alta montaña.

Más información.
 

Osos, parque animalier Les Angles
Oso en el Parque de Les Angles. Crédito foto parc-animalier.faune-pyreneenne.fr.


2 • Parque de fauna de Les Angles.

En el pueblo de Les Angles (Els Angles - Capcir) se halla este parque forestal de alta montaña que ocupa una extensión de 37 hectáreas. No se trata de un zoo, ya que los animales viven en semi libertad en un espacio natural y se les puede visitar mediante la elección de alguno de los 2 circuitos (uno de 3.5 km y otro de 1.5 Km.) que rodean o atraviesan el parque.

El parque permite observar a los grandes animales salvajes que todavía hoy habitan en los Pirineos, como el oso pardo, el ciervo, el gamo, el jabalí, el muflón, la cabra montesa, la gamuza, el corzo o la marmota. Pero hay más.

Entre las joyas del parque está el poder observar el lobo, el reno o el bisonte. El primero, perseguido por falsas leyendas de crueldad y terror, acabó por extinguirse en toda la cordillera, aunque parece que no por mucho tiempo, ya que se han vuelto a observar lobos solitarios por el Pirineo oriental.

El reno, que también habitó el Pirineo, pero acabó por extinguirse, es otra de las joyas del parque. Un caso similar es el del bisonte, posiblemente el animal más grande del Parque y que en su día también lo fue de los Pirineos. Se extinguió hace 11 siglos, pero su silueta todavía permanece grabada o pintada en algunas cuevas de los Pirineos habitadas por nuestros antepasados.

Más información.

 

Gruta de Fontrabiouse
Espectacular imagen de la gruta de Fontrabiouse. Crédito imagen les-pyrenees-net.


3 • La Grotte de Fontrabiouse.

La Cueva de Fontrabiosa (Fontrabiosa - Capcir) es de origen cárstico. Muy cercana a Rieutort (Riutort - Capcir) fue descubierta en 1958 tras los trabajos de una cantera cercana, de donde se extrajeron los materiales de revestimiento del Palacio de Chaillot de París y, más antiguamente, del Palacio de los Reyes de Mallorca de Perpiñán.

Tiene una longitud de 12 kilómetros; el espacio más grande tiene una altura de 25 metros. El río subterráneo y las formaciones de “aragonito” le dan una belleza particular. Durante todo el año tiene una temperatura de 6 grados, así que en pleno verano se convierte en una auténtica nevera.

Parte de la cueva fue condicionada para fines turísticos y abierta al público en 1983. La visita es posible todo el año (salvo un período de vacaciones cerrado mediados de noviembre al 5 de diciembre). Dura una hora y tiene un recorrido de casi un kilómetro con un desnivel de 70 escalones. Es recomendable llevar buen calzado y un impermeable.

Más información.

 

Museo de la Cerdagne
Imagen exterior del museo. Crédito imagen pyrenees-cerdagne-com


4 •   El Museu de la Cerdanya.

Ubicado en Sante Leocadie (Santa Llogaia - Alta Cerdanya), ocupa una bella granja del siglo XVIII, cuyos edificios forman parte de los Monumentos Históricos de Francia desde 1984. El Museo de la Cerdanya tiene un estilo arquitectónico particularmente representativo de lo que eran las grandes haciendas agrícolas de la zona del Pirineo.

La historia de esta finca se remonta al siglo XVII, tras la repartición de la Cerdanya entre las coronas francesa y española, en virtud del Tratado de los Pirineos de 1659. Lo que en un principio era una humilde granja, fue amasando poder cuando sus propietarios, la familia Sicart, obtuvieron el cargo de magistrado, convirtiéndose en representantes del rey de Francia. Durante la Revolución francesa la finca entró en declive. En 1810, Mathieu Riu, un rico comerciante francés, se convierte en el nuevo propietario, adoptando a partir de entonces el nombre de Cal Mateu.

Los granjeros Jaques y Marie Bragulat vivieron allí desde los años 50 hasta los 90, y desde entonces el actual Mueso de la Cerdanya contribuye a su vez en ampliar la historia de la propiedad. El museo obtuvo en 1997 la apelación de Museo de Francia.

Más información.

 

Las Gorges de la Carança
Pasarelas colgadas de la roca en las Gorges (gargantas) de Carançà. Imagen Lugares de Aventura.


5 • Les Gorges (gargantas) de Carançà.

Si en su día Steven Spielberg hubiera visitado el Pirineo buscando algún escenario para las aventuras de Indiana Jones, posiblemente se habría fijado en este valle encajonado y frondoso de Carançà, situado en Thues-entre-Vaills (Toès i Entrevalls - Comarca del Conflent). No es para menos y es que se trata de uno de los parajes más singulares y espectaculares del Pirineo.

La ruta empieza en el pequeño pueblo Thues-entre-Vaills (840 m). Aunque las gargantas de Carançà están muy frecuentadas los meses de verano, y más aún los fines de semana, no se puede decir en ningún caso que sea un paraje masificado. Este valle estrecho y sombrío forma parte del Parque Natural Regional de los Pirineos Catalanes de Francia y está integrado dentro de los espacios de protección Natura 2000 de la Unión Europea.

La ruta de las Gargantas de Carançà es circular, con unos 7 km y 300 m. de desnivel, aunque casi todos los visitantes hacen la ida y vuelta por el mismo recorrido. Este recorrido tiene una duración de casi 4 horas y, para quien lo desee, se puede alargar hasta el refugio de alta montaña de Ras de Carançà (1.830 m) o hasta los lagos (2.250 m.), una zona ya abierta y fuera del desfiladero bajo el Pic del Infern.
 

Gorges de la Carança
Caminos excavados en la montaña en les Gorges de la Carança. Crédito imagen tourisme-canigou.


La ruta no es complicada y es apta para prácticamente todo el mundo, aunque los niños no deben separarse de la mano de sus padres. Abstenerse los que tengan vértigo acentuado. En el recorrido se puede disfrutar de un bosque de ribera frondoso y el ruido siempre agradable de los saltos de agua del río de Carançà, que pasa por el fondo del desfiladero. 

El sendero tiene dos tramos bien diferenciados, el primero es un camino excavado en la pared de piedra del desfiladero, a unos 150 metros por encima del río, y el otro sigue el río por la parte más baja, atravesándolo con pasarelas de hierro y puentes colgantes. Imprescindible buen calzado.

Más información.

 

Baños de Dorres
Los conocidas baños de Dorres. Crédito imagen f-berlic-Pyrenees-Cerdagne-Tourisme.


6 · Baños termales de Dorres.

Después de una buena caminata por alguna cima o valle de esta parte del Pirineo, nada mejor que un baño de aguas sulfurosas para aplacar las agujetas. Aunque en la Alta Cerdanya hay otras termas muy recomendables, a nosotros nos gustan especialmente las de Dorres, y la preferencia viene por su ubicación, entre árboles, pero con una vista privilegiada, y por su historia.

Las primeras noticias disponibles sobre la existencia de estos Baños de Dorres se remontan a la Edad Medieval. Podremos disfrutar de sus aguas, en verano cercanas a los 37°, en una de las dos piscinas exteriores o en bañeras cortadas en bloques de granito mientras observamos el Puigmal por un lado y la Serra del Cadí por el otro. Las propiedades del agua se consideran muy indicadas para quienes tienen problemas de piel o reuma.

Más información.
 


¿Listos?

Estos son nuestros seis parajes o lugares de interés para visitar en la Alta Cerdanya y el Capcir. Algunos de estos parajes se pueden visitar todo el año y otros tienen su periodo de cierre, normalmente en otoño. Recomendamos entrar en las páginas web citadas en el artículo para asegurarse de los días de apertura, horarios, precios y otras condiciones de visita.

Y por supuesto, no olvidéis llevar el móvil o la cámara de fotografiar con batería para inmortalizar su visita, crema solar para protegerse de la alta radiación en la alta montaña, depósito de combustible lleno (en el sur de Francia no hay tantos puntos de suministro como al otro lado de la frontera y prácticamente ninguno abre los domingos) y por supuesto complementar la visita con la gastronomía de la zona. ¡Ya podéis reservar la visita a la Alta cerdanya y el Capcir en vuestra agenda particular!
 

Comentarios de Facebook