menu arriba usuario

Descubre el Tren del Ciment, una aventura sobre ruedas para toda la familia

Mar, 06/11/2019 - 18:07
tren-ciment-pobla-lillet-©ivansanz
Tren del Ciment llegando al casco urbano de La Pobla de lillet (Foto: I. Sanz).
Otoño es un magnífico momento para conocer los paisajes y gentes del Alt Llobregat y su pasado industrial y cultural

El Tren del Ciment, o Tren del Cemento, era un antiguo tren de uso básicamente industrial que hoy se ha recuperado como atracción turística. Su interés radica en el pasado histórico, social e industrial alrededor de la minería en la Vall de Lillet. Hoy, además de este interés, hay que añadirle el atractivo paisajístico que nos ofrece el alto valle del Llobregat. Una escapada de día que no defrauda a nadie de quienes lo visitan. ¿Desean saber más?

tren-ciment-estacion-empalme-pobla-lillet-©ivansanz
Estación Empalme o de salida del Tren del Ciment (Foto: Ivan Sanz).

 

El Ferrocarril Turístic de l'Alt Llobregat, conocido también como el Tren del Ciment (Tren del Cemento), une la Pobla de Lillet con la fábrica del Clot del Moro, una zona minera en el término municipal de Castellar de n'Hug.

Sólo son 3,5 kilómetros de vía pero permiten descubrir diferentes espacios de interés turístico como La Pobla de Lillet, los Jardins Artigues, diseñados por Gaudí, y el Museo del Cemento. El trayecto tiene una duración de unos 20 minutos y se hace con una locomotora diésel que arrastra hasta cuatro vagones abiertos en los que se acomoda a los pasajeros.

tren-ciment-estacion-centro-pobla-lillet-©ivansanz
El Tren del Ciment a su paso por el casco urbano de la Pobla de Lillet (Foto: Ivan sanz).

 

Un poco de historia

El carrilet, como se le conocía más popularmente, fue construido por la Compañía General de Asfaltos y Pórtland "Asland" para el transporte del cemento de la fábrica del Clot del Moro. El recorrido comenzaba en la misma fábrica e iba hasta Guardiola de Berguedà donde enlazaba con los Ferrocarrils Catalans, donde se hacían los transbordos de cemento y también de otras mercancías.

Durante los primeros años el ferrocarril sólo transportaba cemento y carbón, pero a partir de 1914 comenzó a llevar pasajeros. Entonces hacía un recorrido de 11 kilómetros y tenía cinco estaciones.

tren-ciment-museo-clot-moro-rotulos-©ivansanz
Algunos de los elementos que encontraremos en el Museu del Ciment en el Clot del Moro (Foto: IST).

 

Fue el más pequeño de los ferrocarriles de uso público que tuvo España, ya que su anchura de vía tenía 60 centímetros. Su función en la comarca del Alt Berguedà fue vital para ofrecer una salida a las producciones industriales y mineras de la zona, pero también fue importante su función social.

El 14 de octubre de 1963 hizo su último viaje hasta que el 1 de julio de 2005 se recuperó y se puso de nuevo en funcionamiento, reconstruyendo una parte del antiguo trazado del ferrocarril. El recorrido es de 3,2 kilómetros, saliendo de la antigua estación "Empalme-La Pobla de Lillet" pasando por el mismo casco urbano de la Pobla de Lillet, los Jardines Artigues y terminando en las instalaciones del Clot del Moro, la histórica fábrica de cemento.

tren-ciment-estacio-jardins-artigues-©ivansanz
Saliendo de la estación "Jardins Artigues" en dirección al "Clot del Moro" (Foto: I. Sanz).

 

¿Qué lo hace interesante?

La excursión del Tren del Ciment es la razón, el motivo o, si lo prefieren, la razón perfecta para realizar una escapada por el alto valle del Llobregat y descubrir sus atractivos. Lo ideal es invertir una mañana en el tren del ciment y a través de él conocer directamente otros 4 atractivos.

Con el "carrilet" tendremos acceso fácil, muy económico y bien sincronizado a estos 4 puntos de interés:

1 - La exposición permanente sobre los ferrocarriles industriales del Alt Llobregat, que se encuentra al lado de la estación de La Pobla de Lillet. Tan fácil de visitar como de admirar a su salida.

tren-ciment-museo-exposicion-permanente-©ivansanz
Una de las locomotoras estrella que podemos admirar en la exposición permanente (Foto: IST).

 

2 - Visita La Pobla de Lillet y su casco antiguo y, por supuesto, el río Llobregat con sus aguas transparentes y frías y el puente viejo, el más antiguo de los puentes que actualmente atraviesan el Llobregat. Un paseo por el casco viejo de La Pobla también nos permitirá imaginar un poco la vida, el alma e identidad de lo que fue en su día una zona minera muy activa.

tren-ciment-pobla-lillet-rio-llobregat-puentes-©ivansanz
Observando las aguas y puentes que mejor identifican el Llobregat a su paso por La Pobla de Lillet (Foto: IST).

 

3 - Los Jardins Artigues, que fueron diseñados por Antoni Gaudí a principios del s. XX. Una visita por los jardines, cruzando por dos bellos puentecillos que unen las dos orillas de los jardines al paso del río, nos permite descubrir algunos de los secretos de la obra del arquitecto catalán. La historia de estos jardines también está vinculada directamente al pasado industrial y minero del valle.

tren-ciment-jardins-artigues-©ivansanz
La visita a los Jardins Artigues, un imprescindible en nuestra visita al Tren del Ciment (Foto: IST).

 

4 - El Museo del Cemento. A finales del siglo XIX, se empezó a construir en la zona del Clot del Moro, la que sería la primera fábrica de cemento portland en Catalunya. Aunque a algunos les pueda resultar poco interesante visitar una fábrica de cemento, dados los prejuicios que sobre este material constructivo podemos tener en una sociedad por lo general cada vez más sensible a lo natural y lo ecológico, lo cierto es que su interés está garantizado por su fácil, rápida y amena visita. Por cierto, con casco minero incluído. Descubriremos el auge y la caída de lo que hoy podemos considerar que fue una auténtica y arriesgada aventura empresarial, con su época gloriosa pero tambien con su declive.

tren-ciment-museo-clot-moro-©ivansanz
La visita al Museo del Ciment en el Clot del Moro resulta amena e interesante a partes iguales (Foto: R. C).

 

Más para ver en el valle de Lillet

Una vez visitado el Tren del Ciment, con el que posiblemente habremos invertido toda la mañana, en el Valle de Lillet todavía hay algunos imprescindibles por hacer y ver.

Saliendo de La pobla de Lillet en dirección a Castellar de n'Hug nos encontramos las Fonts del Llobregat, siempre espectaculares, especialmente recomendables de ver en primavera o a inicios de verano, cuando brotan las nieves fundidas semanas antes en la vertiente sur del Puigllançada (2.409 m). Otro buen momento es después de las lluvias propias del otoño. El acceso desde la carretera Bv-4031 es fácil y está bien señalizado.

tren-ciment-fonts-llobregat-castellar-hug-©ivansanz
La naturaleza y la fuerza del agua se muestran vigorosas en Les Fonts del Llobregat (Foto: IST).

 

Y finalmente, otra visita que no habría que perderse es el pueblo de Castellar de n'Hug. Un paseo por sus calles empinadas, de casas cuidadosamente restauradas con arquitectura propia del Pirineo, con vistas a las sierra de los Rasos de Peguera, Ensija o el Pedraforca, nos permitirá pasar un buen rato mientras ganamos tiempo para encargar mesa en alguno de los muchos y concurridos restaurantes del pueblo, ya sea para comer o para cenar. O simplemente para admirar el paisaje del entorno de este pequeño y bucólico pueblecito de montaña bien conocido por sus concursos de rebaños y perros-pastores retransmitidos para casi todo el mundo.

castellar-hug-©ivansanz
Desde lo alto de Castellar de n'Hug, el mirador del Castell, observaremos un bello entorno de pueblecitos, montañas y valles (Foto. IST).

 

Cuándo, cómo y precios para visitar el Tren del Ciment

Para visitar el Tren del Ciment podremos hacerlo desde mediados del mes de abril hasta finales de noviembre. Nuestra recomendación es tomar el primer tren, que sale a las 10.30 de la mañana. Hay otras salidas del tren durante la mañana, pero quizás nos resultarán algo más ajustadas de tiempo para seguir cómodamente y sin prisas el resto de atractivos de nuestra escapada.

Aunque se puede acceder con transporte público hasta La Pobla de Lillet y el Tren del Ciment (ver enlace), para nosotros la opción más cómoda y práctica, y así aprovechar bien nuestro día, es desplazarnos en nuestro vehículo hasta la estación “Empalme” del carrilet. Se sitúa a escasos kilómetros a poniente del núcleo urbano, en la carretera B-402. Frente a la estación, y en el lado opuesto a la carretera de acceso, se encuentra un amplio párking.

tren-ciment-museo-ciments-clot-moro
Visita al Museu del Ciment y las entrañas de la vieja fábrica (Foto: IST).

 

Nuestro consejo es aprovechar el pack combinado completo que incluye el Billete de Tren del Ciment + Entradas a los Jardins Artigues y entrada al Museu del Ciment, que sale por algo menos de 14 euros/persona y aproximadamente entre 5 y 8 euros para los niños.

Consultar los horarios y precios así como posibles cambios de tarifa según sea temporada baja, media o alta en este enlace.

Así pues, ya saben, el Tren del Ciment es una opción de ocio o escapada de día que no defrauda a nadie.

tren ciment mapa

Más información en: trendelciment.cat

Comentarios de Facebook