menu arriba usuario

Crece la población de osos en el Pirineo y ya son más de 50

Dom, 26/04/2020 - 08:10
Crece la población de osos en el Pirineo y ya son más de 50
Osos pardos en e Pirineo.
Tras nacer 10 nuevas crías en 2019, esta especie en peligro de extinción en los Pirineos comienza lentamente a recuperarse y se contabilizan 52 ejemplares.

Primero fueron más de 200 (a principios del siglo XX). Luego apenas una docena a causa de la presión del hombre y estuvieron a punto de desaparecer (hacia 1980). Han pasado tres décadas y vuelven a contabilizarse más de 50 ejemplares. Hablamos del oso pardo en el Pirineo, cuyo censo actual es de 52 osos, como mínimo, según el recuento correspondiente al 2019, frente a los 40 que inicialmente se identificaron en 2018, aunque indicios posteriores situaron esta cifra en 49.

Buenas noticias para este gran plantígrado de nuestras montañas, El oso pardo es una especie protegida que sigue en peligro de extinción, pero ya son más y repartidos por un territorio más amplio.

Los datos los ha hecho públicos el Grupo de Seguimiento Transfronterizo, reunido recientemente, con la participación de representantes de Cataluña, Francia, Andorra, Aragón, Navarra y el valle de Arán, junto con la Fundación Oso Pardo. La cita se realizó de forma telemática por la crisis del coronavirus.

El Grupo de Seguimiento Transfronterizo ha confirmado que, tras nacer 10 nuevas crías en 2019, comienza lentamente a recuperarse en la zona. “Se trata de una cifra récord, solo alcanzada antes los años 2016 y 2017, por lo que se devuelve a los índices de natalidad más elevados de los últimos años”, destaca la nota oficial publicada por el departamento de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat.

Curva de evolución de la población de osos en las últimas décadas.Proyecto Piroslife

Las hembras que se han reproducido son Zorita (2 cachorros), Isil (2 cachorros), Caramelles (2 cachorros), Bambou (2 cachorros) y Fadeta (2 cachorros).

Los ejemplares que se dan por muertos durante el pasado 2019, después de más de dos años sin tener indicios, son 6. Entre estos, la hembra Hvala, detectada por última vez en 2017; el macho Fifonet, así como los 2 cachorros de Zorita.

Oso Pardo (Alan Jürgens)

La publicación de las cifras ha coincidido con la petición del valle de Chistau de retirar al oso Goiat. Este ejemplar reintroducido por Cataluña ha protagonizado cuatro ataques en ese valle del Sobrarbe en 10 días y otro en una localidad de la Ribagorza desde que finalizó el periodo de hibernación.

El área de distribución del oso extiende principalmente por los Pirineos centrales (7.800 km2). En los Pirineos atlánticos, se han localizado las hembras Zorita y Claverina, y los machos Nere, Cannellito y Rodri, sobre todo en el noreste de Navarra y la banda francesa. Área máxima de distribución del oso pardo en los Pirineos 2019.

Área máxima de distribución del oso pardo en los Pirineos en 2019. Proyecto Piroslife

El oso Goiat es en gran parte responsable de este fuerte aumento con grandes movimientos hacia el sur entre Cataluña y Aragón durante el periodo de celo. Fue un desplazamiento exploratorio puntual en la primavera del 2019, durante el cual visitó zonas muy meridionales de la comarca catalana del Pallars Jussà y la aragonesa de la Ribagorza, alejadas de sus áreas habituales.

La mayor parte del censo se concentra en el Pirineo central. A esta subpoblación pertenece Sarousse, asentada en la zona más oriental de Aragón, en torno al macizo del Turbón, desde que hace años llegó de Cataluña.

En la zona occidental del macizo se ha localizado a las hembras Sorita y Claverina y a los machos Neré, Canelito y Rodri, que se mueven entre Francia, Navarra y Aragón.

La noticia negativa de estos últimos días es la muerte en la Vall d’Aran, en circunstancias todavía no aclaradas, del oso conocido como Cachou pero, el balance general desde el punto de vista de la conservación de la especie es positivo.

El censo se obtiene mediante observaciones, huellas, fotos y análisis genéticos. Cada año se realiza un recuento provisional de los ejemplares del año anterior, denominado Mínimo de Efectivos Detectados, a partir del conjunto de indicios. A su vez, se revisan los datos de dos años antes para incluir los ejemplares que no se hubieran detectado y obtener un censo mejorado, el Mínimo de Efectivos Revisado.

Proyecto Piroslife

Ataques de osos

Los ataques de los osos comienzan a preocupar a los apicultores valdeorreses. Desde la Asociación de Apicultores que preside Armando Rodríguez, explican que, en las últimas semanas, los plantígrados destrozaron más de un centenar de colmenas.

Los primeros daños fueron ocasionados en Valdín (A Veiga) y Correxais (Vilamartín), donde los osos destruyeron 15 y 2 colmenas respectivamente. Más recientemente, causaron daños en 80 colmenas de Riomao (A Veiga) y San Vicente (Vilamartín), además de destrozar otras 4 en Casaio (Carballeda).

El presidente de la Asociación de Apicultores de Valdeorras, Armando Rodríguez, explicó que la Fundación Oso Pardo, entre cuyos objetivos está el de realizar un seguimiento de la población osera, concede ayudas para ayudar a paliar los destrozos causados por estos animales.

Comentarios de Facebook