menu arriba usuario

48 horas en Vall de Núria combinan naturaleza, deporte y slow life

Sáb, 07/06/2019 - 19:08
48 horas en Vall de Núria combinan naturaleza, deporte y slow life
Santuario y lago en Vall de Núria.
Un delicioso valle, escenario de actividad y estilo de vida para un clásico siempre de moda.

Paisaje, flora genuina, fauna autóctona, diversidad de actividades, ejercicio físico y, sobre todo, naturaleza en estado puro, a ritmo de slow life, son algunos de los elementos que impregnan el Valle de Núria, este clásico con encanto, lleno de atractivos para vivir y sentir.

Queralbs
Queralbs.


Hacia el Santuario de Núria

Punto de partida: Queralbs, bello pueblo pirenaico de callejuelas estrechas en el que podemos pasar buenos ratos contemplando, entre otros, sus tradicionales casas de piedra bien mantenidas y sus balcones de madera, tan bien cuidados que es un placer admirarlos. Sentarse en el pórtico de la iglesia de Sant Jaume (siglo X) permite transportarse a épocas pasadas e imaginar la vida de antaño.

Iglesia de Sant Jaume de Queralbs
Iglesia de Sant Jaume de Queralbs.


Pero se trata de subir al Santuario de Núria y aquí viene la primera elección: ¿subir andando o en el tren cremallera? Subir en cremallera es tentador, ya que este peculiar tren inaugurado en 1.931 tren es uno de los iconos del valle.

Cremallera de Núria
Cremallera de Núria.


Pero la elección, en este caso, será recorrer uno de los itinerarios clásicos del excursionismo en los Pirineos: el Camí Vell de Núria, el que nos llevará al Santuario. Al Camí Vell se le considera un clásico entre los senderos del Pirineo, así que es habitual encontrar otros excursionistas que comparten el trayecto de subida o bajada o a alguien que -aún en el santuario-, mientras está programando qué hacer ese día, te mira incrédulo y pregunta: ¿En serio?, ¿no has hecho nunca el Camí Vell de Núria? La respuesta de todo excursionista que se precie, probablemente, debería ser: “Sí, claro que lo he hecho, ¿quién no ha hecho este clásico”.

Mapa


FICHA DEL TRAYECTO

  • Salida: Plaça del Raig. Queralbs
  • Llegada: Santuario de Núria
  • Distancia 9,5 km
  • Duración: 3h40min
  • Desnivel acumulado: 800 m.
  • Dificultad: Camino bien marcado. Señalizado con palos indicadores. Algunos tramos empedrados.
mapa cami vell Val de Núria
Mapa con el Camí Vell de Núria señalado en rojo. Fuente Senderisme en tren.


De Queralbs nos dirigimos, entre prados y bosques de fresnos, a Fontalba para continuar ascendiendo por un camino entre paredes de piedra. Pasamos por la Fuente de la Ruira (00:25 h) y el Oratorio de Corbell (00:40h.).

Atravesamos un torrente y más adelante pasamos por un pequeño tramo del túnel del cremallera, hacia las pozas, hasta encontrar el río de Núria que cruzamos por el Puente del Cremal (01:05 h).

Oratorio de Corbell (1.495 m).
Oratorio de Corbell.


El camino discurre zigzagueante por un estrecho valle en el que se abre paso el río entre rocas y una exuberante vegetación autóctona. A medio tramo, empezamos a encontrar torrentes que discurren ruidosamente y formando gargantas entre grandes paredes rocosas. Saltos de agua y toboganes hacen de este río un lugar muy valorado por los practicantes del barranquismo.

río en el Camí vell de Vall de Núria

Saltos agua camino nuria

Llegamos al Salto del Sastre, justo enfrente de las cataratas del Torrente de la Fontalba. El camino, elevado, flanquea el río, atraviesa una tartera y sube hasta la Cola de Caballo, continúa hasta el Pla de Sallent (01:50 h) donde atraviesa el río por debajo la vía del cremallera.

Santuario de Núria
Vista del Santuario de Núria.


A partir de aquí, el itinerario discurre por la rivera derecha del río. Poco a poco, nos apartamos de río para ganar altura hasta la Creu d’en Riba y, ahora sí, bajamos al Santuario de Núria que ya podemos ver.

La llegada a Núria deja siempre boquiabierto. Su icónico lago y la silueta de sus montañas verdes al fondo, recortadas por el cielo, son como una invitación al lujo natural.

Lirios Pirineos

La tarjeta de presentación es el lirio de los Pirineos, la flor símbolo de Núria y que forma parte de su imagen gráfica. Ya hemos encontrado muchas por el camino y seguirá acompañándonos en casi todos los itinerarios que hagamos.

Lago de Vall de Núria

Una vez en Núria

Nos situamos en el prado, frente al lago. Damos una vuelta de 360º sobre nosotros mismos y nos damos cuenta de que estamos en el centro neurálgico de una estructura circular de montañas. No hay punto en el círculo que no nos sugiera algo interesante a hacer.

En el radio más próximo al Santuario
Empezamos por el entorno más próximo, el radio de Santuario.

¿Remamos en el lago? Es una opción relajante y divertida al mismo tiempo. Si mientras remamos, nos hacemos la pregunta: ¿el lago es natural? La respuesta es no. Es más bien un embalse. Tiempo ha, este fondo se llenaba completamente con el agua del deshielo. Para retenerla, se edificó un dique y hoy el agua se mantiene ahí, plácida. Es uno de los protagonistas del lugar.

A caballo por Núria
Foto Oriol Molas.


¿Montamos a caballo? Es una forma de descubrir parajes, al trote o al galope, como el Camí de les Creus, el Pont de l’Escudé o el Bosque de la Virgen. Los más pequeños pueden montar en poni.

Si hemos ido en familia, las posibilidades de compartir actividades con niños y niñas son muy amplias. Son las que provocan que en los sonidos propios del valle -silencios combinados con canto de pájaros y el sonido de los saltos de agua, irrumpan risas y emoción, mientras los más pequeños van en karts de montaña; practican slack line, y les cuesta mantener el equilibrio; o descienden por la tirolina. Sus risas provocan la sonrisa cómplice de los adultos. Y casi incluso la de las mascotas, que son muy bien recibidas en el Valle de Núria, tanto en el exterior como en los interiores.

Mascotas en Núria
Foto Oriol Molas.


¿Nos apetecen espectaculares vistas del valle y de los picos que la envuelven? Un modo rápido de acceder a fantásticas vistas es subir al Albergue Pic de l'Àliga con el telecabina (en proceso de renovación), también es posible hacerlo a pie. Llega a 2.121m. de altura.

Estamos ya en un punto de observación muy popular debido precisamente a la proximidad del albergue y el telecabina. Nos hemos situado sobre la garganta de Núria y los antiguos valles colgados de origen glaciar o nival, el de Fontnegra al este, y los circos de Gombrén y de Les Perdius al oeste. Ante nuestra vista, además, extensos pastos de montaña, a menudo con rebaños. Es probable que podamos observar algún grupo de muflones o algún rebeco solitario. Y si oímos un silbido, seguro que son las marmotas que alertan a los de su especie sobre la presencia de visitantes.

Montañas en Núria

Muflones

Desde esta atalaya a 2.121m. de altitud que nos ha dejado el aéreo, muchos excursionistas la utilizan para el inicio de sus ascensiones. Desde el albergue podemos ir al Noufonts (2.861m.), el Noucreus (2.799m.) o al Pic de l’Àliga (2.422m.). El Pic de l’Àliga, por ejemplo, es una ascensión que requiere poco esfuerzo y que, en cambio, ofrece una panorámica increíble de toda la Olla de Núria, con el Puigmal justo frente a nosotros.

¿Hacemos un taller de orientación? Ésta es una de las actividades que ensalza uno de los valores del Valle de Núria: ser un punto neurálgico óptimo para la iniciación a la alta montaña. Para ello, es básico conocer las bases de la orientación. Profundizar en ello es también interesante para los más expertos porque el Valle de Núria es un escenario perfecto para el entrenamiento, para los amantes de la montaña y del deporte, que es activo, que busca retos y actividades en un entorno natural.

 Albergue Pic de l'Àliga
Albergue Pic de l'Àliga.


Vall de Núria se considera un lugar idóneo para iniciarse en la alta montaña. Es habitual ver a familias completas haciendo senderismo, montaña arriba, o verlas bajar sonrientes después de haber conseguido el reto propuesto. También es perfecto para los más expertos, buena zona para entrenamientos. Aparte, está la inquietud de aquellos que quieren sumar logros y retos personales. En este sentido, el Valle de Núria da donde elegir.

Estar en la zona del Santuario es estar ya a una altura de 1.964 metros sobre el nivel del mar. Los picos que la rodean, próximos a los 3.000 m. son una fantástica inspiración.

Estrellas en la noche de Núria

Amanecer en Núria

La Luna, en la noche, ilumina los colores de las rocas, que adquieren un brillo muy especial y se reflejan en el agua del lago. La observación de las estrellas desde Núria es también un imperdible por espectacular. Algunas parecen esconderse tras las crestas de los picos circundantes.

Los primeros rayos de sol descubren que la quietud no era tan solemne. Debía haber habido movimiento previo porque ya hay quien sale equipado para alguna ascensión o, simplemente, con ganes de dar algún paseo.

En un radio medio, entre el Santuario y los picos
La sugerencia para descubrir los alrededores cercanos al Santuario son los paseos. Se pueden hacer una infinidad de ellos. Recorrerlos tiene un gran encanto, pero, además, conducen a puntos de observación naturalista y paisajística extraordinarios.

Activitats a Cavall

Bosc de la Verge: Es un bosque del pino negro propio de la alta montaña pirenaica, con troncos tortuosos y con sotobosque formado por matorral de rododendro y enebro. Desde la primavera y hasta bien entrado el verano, en el verde, estallan flores menudas como las gencianas y las prímulas.

Torrent de les Mulleres: Desde aquí, en la umbría, descubrimos una alfombra continua de rododendros. En la solana, el matorral clareado de piorno y enebro. Al fondo del torrente, el contraste de los mármoles.

Mirador del canal: Enclave excelente desde el que observar el entorno del Santuario, así como los valles orientales con el Noufonts y el Noucreus.

bosques-senderos-nuria

Cova de Sant Gil: Desde la pequeña cueva que, según cuenta la leyenda, era utilizada por San Gil, se obtiene una sorprendente panorámica del entorno de Núria, con el llano en el que se aprecia la confluencia de los antiguos valles glaciares, justo antes del inicio de una estrecha y abrupta garganta. En todo el camino, predomina el pino negro y los arándanos, que dan sabor a la caminata. La roca es puro gneis.

Canal de la Coma de les Perdius: Hacer este camino es ver cómo los aludes dejan contundente huella de su paso. Pinos arrancados de raíz o caídos. Aquí solo subsisten los pinos más jóvenes, por su flexibilidad; y también el abedul o el sauce blanco. Toda una experiencia.

En los extremos del círculo de Núria
Ahí están los gigantes, los más altos, los emblemáticos, los clásicos. Picos y más picos. Opciones y más opciones.

Olla Núria

Ahí se encuentra la llamada Olla de Núria, otro de los clásicos a hacer en la zona, tanto para excursionistas como para amantes del trail running. La Olla es el círculo de montañas que rodean el Santuario, de aquí el nombre. El inicio y el final de la Olla tienen lugar en el Santuario de Núria.

Empieza con el ascenso desde el Santuario al Puigmal (2.913 m.), la cumbre más emblemática del Pirineo oriental y también conocida por ser cuna del excursionismo pirenaico.  Baja desde el Pico del Segre (2.809 m.), pasando por el Collado de Finestrelles; sigue con el ascenso hasta el Pico de Finestrelles (2.827m.) y, a continuación, el Pico d'Eina (2.789,2 m.). Después se dirige al Pico de Noufonts (2.861,1 m.) y al Collado de Noucreus (2.799 m.). Acaba en el Puig de Font Negre (2.727 m.) y el Pico del Águila (2.472 m.). De nuevo, y después de haber acumulado un desnivel de 3.880 m., regreso al Santuario de Valle de Núria.

Perfil Olla de Núria
Perfil Olla de Núria.


El más emblemático, el Puigmal (2.913m.)
Si, por el momento, decidimos hacer solo el Puigmal, saldremos del Santuario con un tiempo previsto para el ascenso es de unas 2 horas. Nos dirigiremos hacia el oeste por un camino fácil. Seguiremos el curso del torrente, penetrando en la Coma de l’Embut y llegando, finalmente, a un pluviómetro. A partir de este punto, el paisaje cambia. Todo es más rocoso, la pendiente gana inclinación y hay que superar una tartera. Llegaremos a la cruz de la cima. El desnivel superado es de unos 1.000m.

Cima del Puigmal
Cima del Puigmal.


En el descenso, el punto al que tenemos que llegar lo veremos rápidamente. Es, de nuevo, el Santuario de Núria. Central, en el valle. Se erige humilde y precioso. Observa, día tras día, cómo los visitantes encuentran en él la clave de un clásico ineludible que ofrece un círculo montañoso casi mágico, por su belleza, por su historia, por la fuerza de la tradición, por el estilo de vida que propone…

De nuevo en Núria

Sea cuál haya sido la opción elegida de entre las muchas que ofrece Núria, al atardecer seguro que, por seguridad, estamos de vuelta en el punto de referencia, el Santuario de Núria. Puede que cojamos el cremallera para bajar de nuevo a Queralbs, que bajemos por el Camí Vell de Núria o que queramos seguir disfrutando de su increíble ambiente y nos quedemos a cenar y dormir.

Santuari de Vall de Núria

Slow life
Es curioso. Aunque sean solo unas horas, “notamos” que estamos ahí. En el valle se respira desaceleración, invita al slow life. Eso que los teóricos del tema “reducción de la velocidad extrema que aplicamos a casi todas las actividades de nuestra realidad cotidiana” acompañan de consejos como: disfrutar de pequeñas/grandes maravillas de la vida como el silencio, el agua, el campo, la fauna, la flora, el ejercicio físico, la compañía de familia, amigos, mascotas ... Puede que todo esto sea más fácil de la mano de un clásico con encanto como Núria.
 

+ información.

Comentarios de Facebook